El instinto paternal existe

No son solo las madres las que cuentan con este instinto, descubre por qué papá es tan especial.

Recientes investigaciones, como la realizada por Anne Storey en Canadá, han demostrado que en la especie humana, como ocurre en otras, el macho posee un instinto paternal similar al instinto maternal femenino.

Éste surge cuando el hombre convive con la mujer embarazada (se cree que ella le transmite mensajes olorosos, a través de las feromonas, y que esto provoca cambios químicos en su sangre) y, sobre todo, cuando se vincula con el hijo que acaba de nacer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Desde que un hombre sabe que va a ser padre (a veces unos meses después), disminuyen en su sangre los niveles de la hormona testosterona, un esteroide que incita a la agresividad y a la competición, mientras que aumenta la hormona estradiol, la que fomenta el comportamiento maternal en las mujeres.
  • Otras hormonas típicamente “femeninas” (en el hombre también existen, pero en trazas mínimas) aumentan ligeramente en el varón al final del embarazo: la prolactina (la que produce leche en la mujer), la oxitocina (que provoca las contracciones de parto, pero que también segregan hombres y mujeres cuando hacen el amor) y los glucocorticoides, responsables de un tipo de estrés o estado de alerta.
  • La mayor oleada de hormonas “cariñosas” (estradiol y oxitocina) se produce en el contacto con el recién nacido. Durante muchos años, el nivel de ambas se mantiene más elevado que en los hombres que no han sido padres.
  • La consecuencia de estos cambios es el comportamiento amoroso y protector hacia los hijos, el aumento de la sensibilidad, una mayor tendencia a colaborar... Pero, como la conducta humana no es tan instintiva como la de los animales, este instinto sólo surge cuando el hombre lo deja aflorar.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo