Despierta los sentidos de tu bebé

Te observa atento, saborea la comida, te escucha... Tu bebé recibe mucha información a través de sus sentidos, pero aún tiene que perfeccionarlos.

Desde que nace, tu bebé cuenta con los cinco sentidos, pero aún los tiene en un estado de desarrollo muy básico. Gracias a ellos percibe muchas sensaciones, pero aún le faltan experiencias para saber cómo son las cosas, a qué saben, qué sonidos emiten...

Veamos qué aprende con sus sentidos y cómo puedes ayudarle a perfeccionarlos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esto es lo que aprende

Vista. Será capaz de reconocer tu rostro entre otros desde su segundo mes de vida y a partir del tercero podrá fijar la mirada en un objeto y seguirlo si se mueve despacito a su alrededor. En el segundo trimestre comenzará a percibir las tres dimensiones y hacia los 6 meses logrará coordinar la vista y las manos para coger objetos. Y percibirá todos los colores.

Oído. Tu hijo ya está familiarizado con los sonidos de su entorno habitual (tu voz, la música de sus juguetes...), es capaz de distinguir las voces humanas de los ruidos y prefiere los sonidos agudos a los graves. De su capacidad de audición depende la del lenguaje: hacia los 4 meses aprenderá los sonidos vocálicos y a partir de los 5 meses emitirá sonidos de consonante-vocal.

Olfato. Identifica tu olor desde que nace y lo asocia a la comida. Le desagradan los olores fuertes (el de los perfumes sobre todo) y le gustan los suaves, como el de tu pecho (le proporciona seguridad y tranquilidad).

Gusto. Percibe los cuatro sabores básicos, pero muestra una clara preferencia por el dulce debido a que lo conoce bien: tanto el líquido amniótico que tragaba en el embarazo como la leche que toma tienen este sabor.

Tacto. Está más desarrollado en la boca que en las manos, por eso lo chupa todo, para saber cómo es. La capacidad de experimentar con las manos comienza a partir del tercer mes: si te acercas a él te tirará del pelo y te tocará la cara. ¡Ya ha empezado a interactuar contigo!

Juegos para sentir más

Aprovecha esta nueva capacidad de tu hijo para establecer rutinas y ejercicios que potencien la sensibilidad de sus sentidos. Por ejemplo:

  • Coloca móviles y arcos de colores en su cochecito y en su cuna. Y mejor aún si incluyen algún espejo irrompible. Llevarle de paseo es otra actividad ideal para estimular su vista.
  • Háblale mucho, contesta a sus balbuceos y ponle las mismas músicas suaves para dormir y bañarle. Así favorecerás el desarrollo del oído.
  • Introduce las variaciones en su alimentación según te vaya indicando su pediatra. De esta forma potenciarás sus sentidos del gusto y del olfato.
  • Hazle cosquillas, acaríciale, abrázale mucho, sóplale despacio y ofrécele juguetes que tengan diferentes texturas. Todo ello favorecerá el desarrollo de su sentido del tacto.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    A diario, coge y deja a tu hijo en la cuna con delicadeza, mírale con cariño, mantenle alejado de ambientes ruidosos y con humo... Así sentirá que el mundo es un lugar agradable en el que merece la pena adentrarse.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo