De los gorgoritos al lenguaje

A los seis meses el niño reconoce su nombre.

A los 12 meses aún no dice nada, pero entiende unos 60 conceptos. A los dos años construye frases de hasta tres palabras. A los tres años
sabe expresarse bien, sin demasiadas dificultades.

¿Qué ocurre en su cerebro?

El hemisferio izquierdo del cerebro es el que se encarga de procesar el lenguaje en los adultos. En los niños, sin embargo, el sistema está menos especializado. Durante sus primeros meses el pequeño responde al lenguaje con todo el cerebro.

Ya cerca del año, gracias a la continua repetición de los fonemas que escucha, se familiariza con los sonidos del lenguaje, los separa y los emite. A continuación los va colocando juntos y aprende a decir algunas palabras. A partir de este momento, el lado izquierdo de su cabecita toma el control.

¿Cómo puedes ayudarle?

  • Cántale y léele cuentos. Hazlo a diario, durante unos minutos, muy despacio y enfatizando la entonación, como si estuvieras actuando.
  • Repite lo que él dice. Así le incitas a contestarte y le inicias en la conversación, en el diálogo, que es la base de la comunicación oral.
  • Cuéntale lo que haces. La riqueza del vocabulario de un niño está directamente relacionada con el tiempo que sus padres dedican a hablarle. A los dos años, los niños cuyos padres les hablan a menudo conocen 300 palabras más que los niños de padres poco aficionados a conversar.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo