Cómo cambiar el pañal al bebé según el Método Montessori

Cuando el bebé está de pie mientras le cambias el pañal es más consciente de lo que ocurre a su alrededor, lo que evita que se aburra y se ponga nervioso.

Cambiar el pañal de pie
Getty Images

Que levante la mano el padre o la madre al que el bebé nunca se le haya hecho pis encima mientras le cambiaba el pañal. Seréis pocos o ninguno. Y es que el cambio de pañal es una auténtica odisea, una de esas experiencias que conlleva ser padres que deja recuerdos que no olvidarás jamás y que muchas veces recordarás con tus hijos con una sonrisa en la cara, aunque en el momento en el que lo viviste no te parecía tan divertido.

Además, conforme los niños van creciendo, esta labor se va complicando, pues no paran quietos y eso hace que cambiarles el pañal sea un auténtico reto y que en muchas ocasiones terminen por hacerse pis encima. Sin embargo, ante estas situaciones el método Montessori lo tiene claro: la mejor forma de cambiar el pañal al bebé es hacerlo de pie.

Beneficios de cambiar el pañal de pie

Lo ideal es empezar con esta nueva fase de cambiarle el pañal de pie a partir de los 15 meses, momento en que el niño es capaz de sostenerse en pie y mantener el equilibrio. Los beneficios de esta práctica son varios, aunque todos derivan de que, al estar de pie, el niño está más participativo en el proceso y resulta más fácil evitar que se ponga nervioso. Es decir, cuando el niño está de pie mientras le cambias el pañal, es consciente de todo lo que ocurre a su alrededor, lo que le ayuda a estar más receptivo y colaborativo. Esto hará que participe en la acción y nos facilite la tarea. Además, se convierte en una nueva etapa de transición que le ayudará a pasar del pañal al orinal y del orinal al váter.

Por otro lado, cambiarle el pañal de pie le permite tener más autonomía. El niño podrá subirse y bajarse los pantalones solito e incluso limpiarse, lo que hará que para el pequeño el momento del cambio del pañal sea menos aburrido.

Aspectos a tener en cuenta

Es recomendable que elijamos bien el lugar donde vayamos a cambiarle el pañal. Debe ser un lugar sin distracciones en el que dejemos preparado todo lo que vayamos a necesitar antes de ponernos manos a la obra. Debes tener en cuenta en qué momento se encuentra el bebé, es decir, si está jugando es probable que no quiera dejar de hacerlo por ir a cambiarse el pañal. Elige un momento en que esté tranquilo para hacerlo para que no ofrezca resistencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo