Más de 6 años

MÁS DE 6 AÑOS: “¡NO ME MIRES!”

A partir de los 6 años es normal que el niño empiece a ser más vergonzoso a la hora de mostrar su cuerpo, sobre todo con gente que no son sus padres.

Y puede que desde entonces cierre la puerta cuando se ponga el pijama y cuando vaya al baño.

Lógicamente hay que respetar su deseo a la intimidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sólo quien de pequeño ha disfrutado de amor, seguridad, intimidad y placer corporal está bien equipado para mantener una relación sexual adulta.

¿Los niños deben vernos desnudos?

No hay motivo para taparos delante de vuestro hijo cuando os cambiáis de ropa, os dais un baño...

La ventaja de actuar así es que el niño aprende espontáneamente las diferencias entre los sexos.

No obstante, es importantísimo que tanto tu pareja como tú os sintáis cómodos.

Para unos padres puede ser muy natural bañarse con sus hijos y no cerrar la puerta cuando se mudan, mientras que otros prefieren guardar su intimidad.

Cada familia debe comportarse de la manera que le resulte más cómoda y natural, porque este bienestar (o la falta de él) es lo que percibe el niño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo