El gusto

EL GUSTO

Igual que el olfato, es un sentido muy ligado a la supervivencia.

El bebé se mete las cosas en la boca para reconocerlas por su textura y sabor y para distinguirlas de las demás.

A medida que va ganando destreza, esta función la realizará con las manos.

Olfato y gusto son dos sentidos íntimamente relacionados, ambos juegan un papel clave para poder valorar un alimento como agradable o desagradable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Contrariamente a lo que se piensa, cuando se inicia el destete el bebé no rechaza el biberón por el sabor de la leche sino por el hábito alimenticio.

El niño experimenta placer estando en el seno de la madre y alimentándose de ella.

Cuando se le niega ese placer, le resulta doloroso y lo echa de menos.

Pero no se debe a que la leche de continuación no le guste o sienta su sabor diferente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo