El oído

EL OÍDO

El bebé ya escucha con atención los sonidos, sobre todo los agudos (campanillas, música...), y dirige su mirada hacia el lugar de donde proceden.

A partir de los cinco meses se empieza a notar de forma más acusada el desarrollo auditivo del niño.

Los padres pueden mantener "conversaciones" con el bebé porque éste es capaz de interactuar mediante vocalizaciones y sonrisas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El bebé escucha a quien le habla y trata de emitir algún sonido.

Lo más común es que se escuchen gritos que pueden confundirse con el inicio del llanto pero no lo son.

En el sexto mes, el niño puede diferenciar muchas de las cosas que se le dicen aunque no las entienda.

Es decir, puede diferenciar fonemas y tonos, y puede aprender a asociarlos a situaciones determinadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo