Reacciones curiosas

REACCIONES CURIOSAS

Desde que mi peque de 15 meses anda, está muy nervioso, no para.

Es probable que no pueda ejercitar su motricidad demasiado. Todo niño pequeño necesita poner a prueba sus nuevas habilidades motoras de varias formas (saltando, montando en triciclo, corriendo...). Llévale al parque a diario y ve a su ritmo. Puede que quiera subir un muro, coger piedrecitas y tocar la hierba. Todas estas exploraciones le harán mucho bien.

Desde que mi niño (13 meses) se ha soltado a andar, ha perdido su interés por la comida. Come como un pajarito.

Ahora está tan concentrado en moverse que no le atrae sentarse a comer. Además, al año de edad disminuye el apetito, porque el ritmo de crecimiento va más lento. Ahora necesita comer menos, a pesar de moverse más.

Mi hijo, de 21 meses, tiene miedo y solo anda si está agarrado a alguien. ¿Cómo le ayudo? Nació prematuro.

Lo mejor que puedes hacer es andar mucho con él, cogiéndole siempre de la mano y sin forzarle a soltarse. Conviértelo en una actividad amena para ambos. Poco a poco cogerá confianza y gracias a ella se soltará.

Ahora que mi niña, de 14 meses, empieza a caminar sola, me da pánico que se caiga y se haga daño y no soy capaz de separarme de ella ni un metro.

Es bueno que te des cuenta de tu tendencia a la sobreprotección. Debes controlarte para que tu hija no se convierta en una niña temerosa. Así que respira hondo en los momentos de apuro y haz de tripas corazón.

Mi hijo, de 16 meses, aprendía palabras nuevas cada día, hasta que se ha soltado a andar. Ahora parece que ha perdido las ganas de hablar. ¿Es normal?

Sí, lo que le ocurre es que está enfocando toda su energía al desarrollo motor y no le quedan fuerzas para otras áreas. Los niños que logran desarrollarse rápidamente tanto en el aspecto motor como en el lingüístico suelen tener altas capacidades.

Mi hija, de 17 meses, ya casi andaba bien, pero ahora vuelve a gatear.

Lo más seguro es que haya otro aspecto de su desarrollo que le atraiga más, como hablar o jugar con objetos que requieren una destreza manual (la motricidad fina). Por ello se vuelca en estos aprendizajes. Al cabo de unas semanas volverá a andar, seguramente con más seguridad y soltura que antes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo