Cómo preparar a tu perro para la llegada del bebé

Sigue estas pautas para que tu perro se adapte al bebé... ¡incluso antes de su llegada!

image
Getty Images

No es una noticia que aparezca todos los días en las portadas de los periódicos o en la televisión, pero se dan casos en que algunos perros no logran adaptarse al nuevo miembro de la familia y acaban por atacarle, y en ocasiones causando su muerte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Por qué es importante preparar al perro para la llegada del bebé?

Como hemos comentado, no es algo que pase habitualmente, pero tampoco es imposible. Esto no quiere decir que si pensamos formar una familia en el futuro tengamos que esperar para tener un animal de compañía. No, según nos ha comentado Mónica Garay, CEO, CTO y Fundadora de DogSchool, escuela de adiestradores y educadores caninos en Madrid, “tener una mascota y tener hijos son dos hechos en nuestra vida que no dependen entre sí, lo importante es saber gestionar bien las situaciones. Es más, a veces tener una mascota nos prepara para el momento de la llegada de un hijo. La educación de un perro, por ejemplo, es muy pareja a la de los niños en edades muy tempranas y hasta los 4-5 años”.

A continuación descubre ciertas pautas que te ayudarán a preparar a tu perro para la llegada del nuevo miembro de la familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Haz un listado con los cambios de rutina que sufrirá tu perro con la llegada del bebé

Eso sí, si tenemos una mascota y estamos esperando un bebé, lo mejor es que empecemos a preparar a nuestro perro para su llegada. “Lo importante es gestionar bien los cambios que le va a suponer al perro la llegada a la familia de un nuevo miembro, puesto que generalmente pasan a perder algunos privilegios como el tiempo que les podemos dedicar una vez que tenemos al bebé en casa, que suele ser mucho menor que antes de la llegada, o que zonas que antes podían acceder ahora no podrán hacerlo. Lo mejor es hacer un listado con todos los cambios que van a acontecer con la llegada del bebé para el perro e ir analizando cómo los vamos a acometer de manera planificada”, explica Mónica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comienza a cambiar su rutina con antelación

Una vez elaborado el listado de las rutinas o privilegios que perderá nuestro compañero con la llegada del bebé, hemos de comenzar a cambiarlos de forma progresiva y con antelación, por lo menos, dos meses antes de que nazca el pequeño “para que el perro no asocie los cambios con la llegada del bebé” y sobre todo “para tener tiempo de sobra y no andar apurados” ya que “en el momento en el que el bebé esté en casa, la gestión de nuestro tiempo se volverá muy complicada como para andar educando a nuestro perro pudiendo hacerlo antes con tiempo y sin agobios” señala Mónica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pautas para preparar a tu perro para la llegada del bebé
Getty Images

Existen aspectos claves que se verán afectados cuando llegue el bebé, como los horarios o el tiempo que podamos dedicarle a nuestro perro, por lo que debemos anticiparnos a dichos cambios y acostumbrar a nuestra mascota a los nuevos hábitos. “La rutina del perro ha de haberse adaptado a los nuevos horarios de paseos y demás antes de la llegada del bebé, de manera que no note un cambio brusco”. En cuanto al tiempo que le dedicamos, es necesario ir “regulando la relación de cariño y atención hacia el perro, pensando que con la llegada del bebé, por ejemplo, los primeros meses la mamá pasará menos tiempo con el perro” Por otro lado, es importante “evitar las asociaciones negativas con el bebé” y, en este sentido, es recomendable “premiar a vuestro perro en presencia del bebé con atención”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo presentar el bebé al perro

La presentación del bebé al perro ha de realizarse “siempre de manera paulatina y por el olfato. Antes de la llegada del bebé, debemos presentarle sus cosas: su cunita, el carrito que le acompañará en los paseos (incluso podemos salir a pasear con el carro vacío antes del nacimiento del bebé para que se acostumbre), la ropita…

El día de la llegada a casa, debe ser tranquila, sin proteger al bebé, dejaremos que le huela a distancia, reforzando en todo momento conductas de calma. Siempre en presencia del bebé el perro recibirá atención y cariño”. Es importante que cuando recibamos visitas de nuestros familiares y amigos que vengan a ver a nuestro bebé les indiquemos “que no olviden prestarle atención al perro”, destaca Mónica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nunca dejes solo al perro con el bebé

“El bebé recién nacido apenas tendrá interacción con el perro, pero a medida que vaya cumpliendo meses y vaya desarrollando su relación con el medio, hay que vigilar que no agarre al perro de las orejas, que no le coja del rabo, que no invada su espacio personal cuando comience a gatear, especialmente si percibimos incomodidad por parte del perro. Y esto es algo que todos los papas deberían grabarse a fuego: nunca dejes a tu bebé con tu perro sin supervisión por mucho que veas que no hay problemas”.

Es recomendable que hagáis una vida normal integrando el perro en ella para que no se sienta desplazado y dejando que el bebé y el perro compartan espacio, aunque siempre bajo supervisión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo actuar si el perro tiene “celos” del bebé

Y si os percatáis de que el perro manifiesta “celos” hacia el bebé, “poneos en manos de un profesional”, aconseja Mónica y aclara que. “los perros no manifiestan celos como los entendemos los humanos” sino que “su conducta responde a una lucha contra la pérdida de privilegios asociada a la llegada de un ser incierto para ellos que es el bebé”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y si el perro no se adapta?

“Si hemos hecho bien los deberes, esta situación no debería darse. Sin embargo, ante esta posibilidad, nuestra obligación con nuestro perro es la de no fallarle, así que si no somos capaces de atender sus necesidades y de solucionar los problemas, hemos de buscarle un nuevo hogar de manera responsable. La perrera o el abandono no son una opción, concluye Mónica.

Y ADEMÁS... El bebé y el perro, grandes amigos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados