6 claves para el cuidado más natural de tu hijo

Porque cuidarlo bien es básico para su correcto desarrollo, vamos a contarte qué está en tu mano para favorecer su evolución natural física y mental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una alimentación saludable

A partir de los seis meses, el bebé puede empezar con la alimentación diversificada. Aunque será el pediatra quien marque este inicio, lo habitual es introducir primero los cereales y después, poco a poco, frutas, verduras, carne, pescado y huevo.

Y es en ese momento cuando aparece la siguiente duda. ¿Está bien darle tarritos? La respuesta es sí. Siempre puedes hacerle tú las papillas en casa, pero si alguna vez no tienes tiempo o te resulta más práctico, porque vayas a salir, dale un tarrito sin problema ni remordimientos, ya que la comida de bebés supera unos estrictos controles de sanidad.

Además, Lupilu, de LIDL, te da una opción irresistible: tarritos BIO. Una gama completa de alimentación para el bebé, entre la que encontrarás deliciosos tarritos de frutas ecológicas, sin azúcares añadidos, de fina textura triturada, adecuada para comenzar a introducir la cuchara en su rutina de alimentación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Buena higiene

La higiene y la salud son dos de los pilares del desarrollo del niño y, quizá, las mayores preocupaciones de los padres. Al tratarse de temas tan amplios –desde vacunas a detección de síntomas–, vamos a centrarnos en uno de los cuidados fundamentales: la hora del baño.

Para que el momento sea ideal y aumente el vínculo entre vosotros, tienes que tener en cuenta los siguientes aspectos.

Baña a tu hijo de noche, para ayudar a relajarlo, en una bañera para bebés, que cumpla todas las normas de seguridad. Antes de meterlo, asegúrate de tener todo lo necesario preparado y a mano (comprueba previamente que el agua está entre 36,5 y 38 ºC).

Deja uno de tus brazos libres para lavarlo. El otro brazo ha de estar sujetando su cabeza y pasando tras la espalda hasta agarrar su muslo.

El jabón ha de ser suave o neutro –usa poco–. En cuanto a la toalla, dale toda la importancia que requiere, que es mucha: ha de estar muy limpia y no raspar su piel. Para ello, lávala con un detergente especial, hipoalergénico, sin colorantes ni perfumes. La gama Lupilu, de LIDL tiene un detergente extrasuave testado dermatológicamente, perfecto para lavar sus toallas y su ropita de color.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Juegos a todas horas

Porque le distrae y le divierte y porque favorece su desarrollo motor, afectivo, cognitivo y social, el juego es fundamental para el crecimiento del niño.

Además, recuerda que el juego es la mejor herramienta para aprender formas, texturas, colores, nombres... y es perfecto para que también aprenda a compartir, a respetar a los otros y a comunicarse.

Desde bebés, en el momento en que estiran su mano para intentar alcanzar un juguete, ya están trabajando la motricidad, que irá mejorando cuando vayan detrás de una pelota o pedaleando en un triciclo.

Hay mil razones para jugar desde muy pequeños. Son perfectas para iniciar al bebé en el juego las mantitas de juego, ya que, con sus texturas, espejos y demás estímulos, desarrollan sus sentidos y lo animan a moverse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una evolución maravillosa

La evolución física y mental de tu hijo va a seguir un ritmo que te va a sorprender. Como descubrirás, su desarrollo físico sigue un progreso lineal: empieza con el dominio de los músculos del cuello (así sujeta la cabeza), sigue por la espalda, (aprende a voltearse), luego sus manitas (abre, cierra y aprende a coger), después las piernas (pataleos y primeros pasos).

El progreso psicoafectivo sigue un ritmo similar: desde el desarrollo de sus sentidos, su primera sonrisa inconsciente a su carcajada del tercer mes, hay todo un proceso mental maravilloso que seguirá en progresión, hasta el momento madurativo que le permitirá el control de los esfínteres.

Mientras tanto, para el cuidado de su higiene diaria puedes contar con la línea de pañales y toallitas Lupilu, de LIDL. Son pañales extra suaves, con la máxima protección y absorción.

Y las toallitas, sin alcohol, ni colorantes, son el complemento ideal para proteger la delicada piel de su culito.

En la gama de pañales, que va desde recién nacido hasta las braguitas de aprendizaje, encontrarás el pañal perfecto para que tu hijo gane confort y libertad de movimientos, en cualquiera de sus etapas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ganando independencia

Aunque cada bebé sigue su propio ritmo de desarrollo, es habitual que hacia los 15 meses (antes si va a la guardería o tiene hermanos mayores) el niño quiera experimentar con el dominio de la cuchara.

Es una etapa muy importante para ellos, ya que este principio de independencia y contacto con los alimentos puede sentar las bases de una buena relación con la comida. Pero... lo sabemos ¡exige mucha paciencia a los padres!

Permítele que pruebe, toque, experimente y que se manche. Es muy positivo para el niño.

Los pediatras recomiendan que se ofrezca al niño en estas etapas, alimentos seguros que pueda coger con los dedos y llevarse a la boca (en trocitos pequeños, que pueda masticar sin dificultad y que estén dentro de la dieta indicada por el especialista).

Por si llegado el momento de innovar en comidas y cenas, se te acaban las ideas para sus menús, Lupilu, de LIDL ha preparado una selección de recetas sencillas, riquísimas y aptas para el bebé, en sus diferentes etapas de desarrollo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Comidas divertidas

Comer es una necesidad, lo sabemos. Pero también puede resultar una actividad familiar muy divertida.

Para que la comida resulte un momento gratificante, los expertos recomiendan que, siempre que sea posible, el bebé y el niño, compartan la mesa familiar. Así, además de estrechar el vínculo familiar, los pequeños aprenden comportamientos, estimulan el lenguaje, favorecen su socialización y aumentan su curiosidad por probar alimentos nuevos.

Como sabes, a partir de los 2 años, tu hijo puede tomar de todo (por supuesto, con sentido común). ¿Qué te parecería preparar con él en casa una pizza muy natural? Si escoges bien los ingredientes, la pizza puede ser un plato nutricionalmente equilibrado y apto para el gusto de los pequeños.

Además, puede suponer un momento de gratas experiencias en la cocina, si le dejas colaborar en el amasado y en la colocación de los ingredientes.

¿Te atreves? Aquí tienes una receta de pizza, muy sencilla, para preparar este plato italiano, de la forma más saludable posible. Tú hijo se quedará con la parte divertida del proceso; tú no te pierdas la tabla de composición nutricional de este plato y los consejos de alimentación de Lupilu, de LIDL.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados