15 trucos de madres para cuidar al bebé

Hemos pedido opinión a las verdaderas expertas en este tema: las mamás. Y estas son las ideas más prácticas que nos han dado.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si se queda dormido mientras mama

Puedes activar a tu bebé haciéndole cosquilitas en las plantas de los pies, sacándole y metiéndole el pezón en la boquita varias veces seguidas, dándole pellizquitos suaves y repetidos en la barbilla, soplándole con mucha suavidad en la cara, cambiándole el pañal entre la toma de un pecho y la del otro o pidiéndole a tu pareja que se ponga detrás de ti y agite un sonajero de vez en cuando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si mancha la sábana al regurgitar

Lo único que tienes que hacer para solucionar esto es colocar la funda de una almohada sobre su sábana, a la altura de su cabeza, remetida por ambos lados. De este modo, te será muy fácil retirarla sin despertarle y no tendrás que lavar la ropa de su moisés tan a menudo. También puedes ponerte un pañuelo sobre tu hombro cuando recuestes a tu hijo sobre él para que eructe y así evitar que te manche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si se araña con las uñas

Les pasa a muchos recién nacidos y es normal: las tiene finas como agujas. Para evitarlo, cúbrele las manos con unas manoplas o con unos calcetines suyos.

Cuando el pediatra te dé permiso para cortarle las uñas, recuerda hacerlo en línea recta para que los extremos no se le hinquen en la piel, y después del baño para que las tenga blanditas.

Un truco: poner talco en los dedos de su hijo para que se les meta por las uñas y les indique hasta dónde deben cortar. Es importante que después le laves bien las manitas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si llora y no hay forma de calmarlo

Puedes grabar sus llantos y ponérselos, oír su propia voz le llamará tanto la atención que seguramente se callará; poner la lavadora (sin que centrifugue) y situar su moisés frente a ella, al escuchar este ruido tan constante y monótono se apaciguará; también puedes llevarlo en la mochila o el pañuelo portabebés, sentirte tan cerca le da seguridad y confianza y dejará de llorar; o pasear por la casa llevándole tumbado boca abajo sobre tus antebrazos es otra opción que suele tener éxito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si se le irrita el culito

Acostúmbrate a dejarle unos minutos con él al aire antes de ponerle el pañal limpio. Y si alguna vez te quedas sin su crema para el culete, úntale un poco de aceite de oliva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si vestirle es muy complicado

Para empezar, puedes distraerle colgando un móvil encima del cambiador o pegando a un espejo de pared para que se mire.

Cuando le vayas a poner una prenda de manga larga, dale el chupete para que lo coja y mantenga el puño cerrado. Así no se le engancharán los deditos y podrás vestirlo con menos esfuerzo y sin hacerle daño. Para ponerle los calcetines, colócate uno al revés en tus dedos índice y corazón, sujeta el pie a tu pequeño y méteselo dándole la vuelta. Haz lo mismo con el otro. Si tiene las piernas gorditas, adapta sus calcetines al borde de un vaso durante un rato para darlas de sí. Si el adhesivo de su pañal no pega, utiliza el del pañal que le has quitado o sustitúyelo por un celo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si odia el momento del baño

Caldea el cuarto donde vas a colocar su bañerita y desnúdalo en el último momento. Algunas madres aseguran que a sus bebés les gusta más este rato desde que los bañan en un cubo (desinfectado, por supuesto); la razón es que esta posición les recuerda a su vida intrauterina. Acuérdate también de meter el bote de jabón en el agua, para que el producto se temple y al bebé no le dé impresión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si pasa de tiritar a sudar en segundos

Es porque su sistema de termorregulación corporal todavía no le funciona adecuadamente. Arrópalo un poco más si tiene fría la punta de la nariz y quítale alguna prenda si le notas sofocado o le sudan el cuello y la nuca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si no consigo que se duerma

Algunas buenas ideas pueden ser:

Ventilar su cuarto durante unos minutos antes de acostarle, bañarle con agua calentita, acariciarle el entrecejo, mecerle en tus brazos muy despacito para que termine acompasando su respiración a tu vaivén y se adormezca, cantarle todos los días la misma canción (exclusiva para este momento), limitar el espacio del moisés poniendo una toalla pequeña enrollada en su espalda o colocar en su dormitorio un reloj que emita un suave tic-tac.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si rechaza la tetina

Muchos bebés, cuando empiezan a tomar la leche en biberón, rechazan la tetina. Tal vez el tuyo lo haga porque es de un material distinto al de su chupete. Si éste es de silicona, ofrécele una tetina de este mismo material, y si es de látex, una de látex. En cualquier caso, puedes hervirla en tu leche antes de que coma con ella: así olerá a ti y al bebé no le resultará extraña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si pierde el chupete durante el paseo

Para evitar un problema si pierde el chupete, cómprale dos iguales y alterna su uso, para que los vaya desgastando de una forma similar. Así, si pierde uno, podrá consolarse con el otro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si tus primeras papillas tienen grumos

Deshaz los pegotes aplastándolos en el plato con media patata cruda pelada o pasa las papillas por la batidora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si pierde los patucos durante el paseo

Para no tener que comprarle unos nuevos cada dos por tres, apunta tu número de teléfono por dentro de cada uno, con un rotulador que no se borre, o pon un velcro adhesivo en cada patuco y otro en los calcetines, para que le cueste más quitárselos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si quieres que esté tranquilo en la cuna

Deja entre sus sábanas un pañuelo impregnado con tu olor o graba unas canciones con tu voz y déjalas puestas cuando salgas de su habitación. Y, por supuesto, si llora acude a atenderlo: está demostrado que no ir a calmarle aumenta su angustia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si se desvela en la toma nocturna

Para evitarlo, lo mejor es que al dársela lo hagas en silencio y enciendas sólo un punto de luz en la habitación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A por ello, mamá

Ahora te sentirás más segura con tu hijo. Pero en cualquier caso, confía en ti (si las demás madres han salido adelante, ¿por qué no vas a salir tú?) y convéncete de que, a pesar de tus dudas, para tu bebé no hay mejor madre que tú.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados