7 trucos para aliviar las molestias del bebé

Además de seguir las indicaciones de su pediatra, echa mano de estas técnicas tradicionales.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si está con fiebre

Para bajarle la temperatura corporal, hasta que pueda tomar el antitérmico o entre una dosis y otra, déjale solo con el pañal, cúbrele el pecho con unas toallitas húmedas y abanícalo suavemente. Por supuesto, en un ambiente adecuado y sin corrientes de aire en la habitación.

Si tiene flemas

Enróllate una gasita esterilizada en el dedo índice, cubriéndote bien la uña, y méteselo en la boca. Las flemas se adherirán a la gasa y podrás quitárselas.

Si tiene cólicos

Siéntate, túmbale sobre tus rodillas boca abajo, ponle una mano en la tripa y con la otra dale un masaje en la espalda, presionándole suavemente.

Si le pica la piel

Muchas enfermedades exantemática (las que se manifiestan con granitos) suelen ir acompañadas de picor en la piel. Si tu hijo tiene alguna o notas que le ha aparecido una irritación (por sudor, roce de la ropa, etc.) añade al agua de su bañera dos cucharadas de harina fina de maíz. Un baño de 5-10 minutos en agua tíbia le calmará. Después, sécale con toquecitos suaves de la toalla.

Si está estreñido

Hazle suaves masajes circulares en la tripa, de derecha a izquierda, tres veces al día. Y, sobre todo, cuando estimes que está cerca su hora de evacuar. También es muy eficaz añadir media cucharadita de aceite de oliva virgen a sus purés y ofrecerle agua entre las comidas (pecho, para los niños que siguen con lactancia materna).

Si le da hipo

El hipo es muy normal en el bebé de pocos meses y no supone ningún problema para él (aunque a los papás les resulte molesto y preocupante). Para combatirlo, cámbiale varias veces de postura, ponle con el diafragma apoyado sobre tu hombro, dale agua o pecho para que trague, o hazle cosquillas en la nariz para que estornude.

Si tose

La tos es un mecanismo que ayuda al bebé a limpiar las vías respiratorias bajas. Conviene que el a lo largo del día el niño tenga un buen nivel de hidratación, ya que el agua ayuda a fluidicar la mucosidad y favorece su expulsión. Pero si la tos se produce por la noche, además de ser muy molesta puede interrumpir su ciclo de sueño y descanso. Corta una cebolla por la mitad y déjala cerca de su cuna. Su olor le suavizará la garganta y le calmará la tos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados