¡Mi bebé no soporta los zapatos!

Es normal, porque se siente más cómodo sin ellos. Y además es positivo, porque estar descalzo tiene muchísimos beneficios.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Se los quita en cuanto te das la vuelta

A tu bebé le encanta mirarse los pies, tocárselos, llevárselos a la boca... Por eso, cuando se los tapas con calcetines y zapatos se siente incómodo y en cuanto te das la vuelta, se los quita y los tira. No te desesperes, al contrario: esta manía, además de divertirle y ayudarle a sentirse más a gusto, le reporta muchos beneficios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estar descalzo es bueno para sus pies

Poder mover los pies libremente, sin ninguna presión, favorece la circulación sanguínea, la formación del arco plantar y el desarrollo de los músculos de esta parte del cuerpo. Y además, estar descalzo es la mejor manera de evitar la sudoración y, como consecuencia, la posible aparición de hongos y de mal olor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Y también para su desarrollo

Verse los pies ayuda a tu hijo a conocer los límites de su cuerpo. Y no solo eso: al caminar descalzo el niño perfecciona su capacidad de agarre al suelo; es decir, gana estabilidad y equilibrio, lo que le ahorrará más de una caída cuando empiece a dar los primeros pasos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Temes que se resfríe?

No te preocupes por esta posibilidad: los bebés y los niños pequeños tienen los pies cubiertos por una gruesa capa de grasa, que se los mantiene calentitos. Si aun así no te quedas tranquila, ponle unos calcetines, pero que tengan la suela antideslizante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y si salimos a la calle?

En este caso sí necesita llevar zapatos. Para evitar que se los quite por el camino, ponle un modelo con cordones y antes de atárselos mójalos ligeramente. Así la lazada se mantendrá hecha más tiempo. También los zapatos con hebilla son difíciles de quitar, sobre todo si la tienen en el tobillo. En cambio, los que se sujetan con velcro y los tipo mocasín se salen con gran facilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo evito que los pierda?

Antes de salir de casa apunta tu número de teléfono en el interior de cada uno de los zapatos, con un rotulador que no se borre, para que quien lo encuentre pueda llamarte y devolvértelo. También es muy práctico adaptar una redecilla en la parte inferior de su sillita. Así, si se quita un zapato, caerá dentro de ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados