Nanas, descubre su poder sobre tu bebé

No solo le calman y fortalecen vuestro vínculo; también favorecen su desarrollo intelectual, sensorial y emocional.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tienen un efecto calmante

Durante el embarazo, el bebé percibe estímulos auditivos y los registra en su cerebro. Las voces de mamá y papá se van convirtiendo así, de forma inconsciente, en sus sonidos preferidos. Y cuando después de nacer escucha estas voces en forma de nanas dulces y rítmicas, le recuerdan a cuando estaba en el útero y se serena en pocos minutos, de modo que le cuesta menos conciliar el sueño.

Pero además, las nanas tienen el poder de calmar al bebé al instante si se asusta (por un ruido, una luz fuerte...) y de ayudar a aliviarle cuando siente algún dolor, como el de los cólicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Favorecen el desarrollo del bebé

Cantarle nanas con frecuencia también tiene muchas ventajas a la hora de favorecer el crecimiento mental y emocional del bebé:

- Estimulan su lenguaje, mejoran su memoria auditiva, le ayudan a entender mejor lo que escucha y le animan a hablar antes.
- Incrementan su capacidad de concentración, porque le hacen buscar la procedencia del sonido.
- Transmiten protección, que aumenta su seguridad y autoestima.
- Ejercitan su sistema límbico, que le ayudará a adquirir un mejor control de sus emociones.
- Le enseñan rutinas: su ritmo y el momento en que se cantan le hacen anticipar lo que va a pasar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recurre a ellas también por el día

Las bondades de las nanas son tantas que los expertos aseguran que también deben cantarse cuando el niño está despierto, pero tranquilo. Y no te dé vergüenza si cantas mal, tu voz es para él el sonido más maravilloso. Eso sí, cántalas relajada, porque los bebés perciben el nerviosismo de su madre (y de su padre también) y se contagian de él fácilmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Además, son beneficiosas para ti

Cantar nanas a tu pequeño te relaja, hace que te desconectes del mundo y te permite cambiar de perspectiva. Algunos investigadores aseguran que el hábito de cantar nanas ayuda a los padres a combatir circunstancias adversas, ya sean éstas emocionales o socio-económicas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Sabes que son similares en todo el mundo?

Las nanas, en todo el mundo, son:

- Repetitivas. Su ritmo se asemeja al del corazón en reposo (60/80 pulsaciones por minuto).
- Suaves. Se cantan bajito, en susurros, cuidando los delicados tímpanos del recién nacido.
- Acunadoras. Se acompañan de movimientos de balanceo.
- Cálidas. Con el peque en brazos, el calor corporal le calma.
- Expresivas. Suelen “interpretarse” con gestos dulces y sonrisas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cantar calma más al bebé

Hace un tiempo, una investigación (http://goo.gl/9e1OeO) demostró que cantar es más eficaz que hablar para calmar a los bebés. Para demostrarlo pusieron grabaciones cantadas y habladas a bebés en calma, en un idioma distinto al materno para que no lo asociasen con la voz de su madre. Con las habladas, los bebés permanecían calmados una media de 4 minutos, mientras que con las cantadas el tiempo de calma se prolongaba a unos 9 minutos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados