Consejos para viajar en coche con niños

Olvida las prisas, ellos mandan. Respeta sus horarios, procura que vayan cómodos, para a descansar cada tres horas y... mantén la calma.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antes de cualquier viaje...

Y más si vas con niños, conviene que revises algunas cosas de tu coche como: las pastillas de freno; el estado de las ruedas; el nivel de aceite y del líquido limpiaparabrisas; la eficacia de los limpiaparabrisas (aunque no llueva tendrás que barrer muchos insectos) y la presión de los neumáticos (si tu coche no lleva TPMS, sistema de monitorización de la presión de neumáticos, obligatorio en coche nuevos desde noviembre de 2014).
Y, por supuesto, la batería. Esta suele tener una vida de 4 años de uso; superada esa fecha las altas temperaturas, una luz que te dejes encendida o el poco uso del coche pueden descargarla.
Si al poner el contacto notas el encendido con poca energía... cámbiala o corres el riesgo de que te deje tirada a mitad del viaje. Para hacer frente a esa eventualidad, conviene que tengas al día las coberturas de tu seguro y que lleves a mano el teléfono de asistencia en viaje.
No olvides llenar el depósito; haz el repostaje el día antes, así el olor no afectará al niño y reduces la posibilidad de mareo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Preparados, listos...

Aunque parezca una obviedad, carga el coche dejando al fondo lo menos necesario, como tu maleta, y en primera línea lo prioritario.
Es decir, las cosas del niño que usarías en una parada (con bebés se recomienda parar cada 2-3 horas; si está molesto tendrás que hacerlo antes y si va dormido podrás esperar más). Así pues, pañales, neceser con útiles de higiene, enseres de comida y silla de paseo, lo primero.
Es importante que en el habitáculo del coche y en la bandeja trasera no haya objetos sueltos, que puedan salir despedidos en caso de frenazo. Por la misma razón, la silla del niño debe ir siempre anclada (con isofix o con el cinturón, aunque esté vacía).
Cuando tengas todo cargado, ubica al niño. ¿Dónde?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Siempre en su silla de seguridad

Evidentemente, a estas alturas ya cuentas con un SRI (sistema de retención infantil) homologado por la norma R44-04 o por la i-Size (mira si el tuyo lleva una de estas etiquetas). Las dos normas convivirán hasta 2018; a partir de esa fecha no se podrán vender SRI con la antigua homologación, pero si tú ya tienes la silla de auto comprada, puedes seguir usándola con tranquilidad.
Las sillas de la norma antigua se clasifican por grupos de peso, con la i-Size, los SRI se clasifican por altura (cada fabricante indicará el rango para el que son aptos). Las sillitas i-Size han superado pruebas de impacto lateral. Siempre van ancladas con sistema isofix de tres puntos (los dos del vehículo más una pata o un Top Tether, es decir, un cinturón superior que se engancha tras el asiento del coche) y el niño va sujeto con un arnés de cinco puntos.
Además, estas sillas permiten llevar al niño a contramarcha, como mínimo hasta los 15 meses, aunque se recomienda encarecidamente que los niños viajen a contramarcha hasta los 4 años (es la postura más segura en caso de accidente).
Con esta ubicación es oportuno que alguien vaya detrás con él.
Si viajas sola, tendrás que instalar en la luna trasera un espejo que te permita verlo desde el retrovisor central.
Los juguetes que precise para entretenerse y su chupete han de ir atados, sin posibilidad de rodar hasta tus pies.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Dónde colocar al niño?

Hasta que tu hijo supere los 135 cm de altura, siempre ha de viajar en los asientos traseros. Y no lo decimos nosotros, aunque, por supuesto, nos hacemos eco de ello; lo dice la Dirección General de Tráfico. El artículo 117 del Reglamento General de Circulación establece que los menores con altura inferior o igual a 135 cm deben ir sujetos en un SRI homologado y adaptado a su talla y peso (especialistas en seguridad recomiendan que se mantenga el SRI hasta 150 cm) y deben viajar obligatoriamente detrás.
Esta norma contempla tres excepciones:

- que el coche no tenga asientos traseros,
- que estos ya estén ocupados por otros niños con sus SRI,
- que no se puedan instalar las sillas que precisas detrás.
- Si por alguna de estas circunstancias el niño tiene que ir delante y por rango de peso y edad va a contramarcha, desconecta el airbag del copiloto.

Por si no lo sabías: viajar con un niño sin SRI se considera una falta grave que conlleva una multa mínima de 200 € y la inmovilización del coche.
Recuerda que puedes seguir utilizando la silla mientras el niño no supere el peso indicado por el fabricante o su cabeza no sobresalga del cabezal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Durante el trayecto

El llanto del bebé o las discusiones entre hermanos pueden crispar los nervios del conductor; aprovecha las horas de sueño de los niños para viajar. Conduce sin brusquedades, frenazos ni acelerones. Establece una temperatura suave y evita que el aire acondicionado incida sobre el niño.
Valora que al viajar a contramarcha, el sol le molestará a diferente hora que a ti. Si la silla cuenta con capota y visera extiéndelas antes de salir. Si no es así, y si tu coche no dispone de cristales tintados, coloca parasoles en la luna trasera y ventanillas.
Por otra parte, ten presente que el cansancio del niño es importante, pero el tuyo más. La saturación, el enfado y la somnolencia indican que debes parar, descansar, hidratarte y tomar algo dulce.
Al bajar al niño, si aún no anda, tenle un tiempo en brazos, para que cambie de postura antes de sentarle en la silla de paseo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con el cinturón de seguridad

Los niños que midan 135 cm o más pueden ir sujetos con el cinturón del coche (aunque se recomienda el uso de un SRI hasta que midan 150 cm).
La banda diagonal del cinturón ha de pasar por la clavícula, sobre el hombro. Si pasa por el cuello o bajo la barbilla, no es correcto su uso (en este caso el niño precisaría un alzador con respaldo que guíe el cinturón). La banda horizontal ha de estar en la pelvis, pegada a los muslos (nunca en el abdomen).
Las cintas han de ir rectas, no retorcidas. No debe quedar holgura entre el cinturón y el cuerpo, por tanto, durante el viaje abrigos y cazadoras, fuera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados