¿Baño al bebé por la mañana o por la noche?

La práctica habitual es bañar al bebé por la noche. Pero ¿y si decidís hacerlo por la mañana? No pasa nada. Y a algunos niños les viene mejor.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mejor siempre a la misma hora

La hora del baño del bebé es, a priori, indiferente, y depende siempre de las preferencias particulares de cada familia. Pero debéis tener en cuenta que elegir para hacerlo un momento u otro del día influye en el ritmo de actividad con el pequeño (por la noche forma parte del ritual para dormirle, por la mañana se enmarca en el proceso de preparación para la actividad diaria). Por eso, es conveniente intentar bañarle siempre a una hora similar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿De noche o de día?

Si generalmente bañáis al pequeño al final del día, estáis entre el común de los padres. La mayoría tienden a hacerlo así porque el baño suele relajar al bebé. La razón es que la temperatura del agua produce vasodilatación capilar en su piel. Además, antes de nacer, dentro del seno materno, el bebé está rodeado de líquido amniótico; sumergirlo en un medio líquido le hace recordar esa etapa y experimentar una sensación placentera. Si está relajado sin llegar a dormirse, la última toma será más sencilla.
Sin embargo, hay especialistas que aseguran que el carácter del bebé hace que, en algunos casos, el baño le reporte más beneficios por la mañana que por la noche, pues en lugar de relajarle, le estimula y le despeja. Por eso, antes de escoger la hora del baño del bebé, conviene que observéis cómo es.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En cada caso, un ritual

Si bañáis al bebé por la mañana, aprovechad para animarle a jugar y chapotear en el agua, para “despertarle”. Si lo hacéis por la noche, podéis terminar haciéndole un masaje suave cuando estéis poniéndole la crema en el cambiador, para relajarle y ayudarle a dormir mejor. Será parte de su rutina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y si le da un corte de digestión?

Una duda frecuente que surge a la hora de bañar al bebé es si pasa algo por hacerlo justo después de darle de comer. La respuesta es que no tiene por qué ser un problema. Siempre que la temperatura del agua sea la adecuada, no hace falta guardar tiempo entre las comidas y el baño.
Los problemas de “corte de digestión” se deben a una inmersión brusca en un agua con una temperatura muy alejada de la de nuestro cuerpo. Pero, si vigiláis bien para que no ocurra esto, no tiene por qué producirse ningún contratiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuánto debe durar el baño?

No existe una duración determinada para el baño del bebé. Es cierto que muchos pediatras recomiendan que en las primeras semanas dure entre tres y cinco minutos, aproximadamente, pero a partir de entonces, puedes prolongarlo tanto tiempo como se mantenga templada el agua de la bañera. Sin embargo, si el pequeño sufre algún trastorno de la piel, como dermatitis atópica, si es conveniente hacerlo en baños cortos, para evitar que empeoren sus síntomas. Además, en su caso debes utilizar jabones y productos hidratantes específicos para este problema.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados