8 cosas curiosas sobre los dientes del bebé

¿Cuándo se forman? ¿Por qué hay niños que nacen con ellos? ¿Es malo el chupete? Damos respuesta a todas tus preguntas.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuándo brotan?

Los dientes empiezan a formarse en el embarazo, a las seis semanas de gestación. Desde ese momento, siguen desarrollándose en el interior de las encías hasta brotar en la boca, hecho que se da, aproximadamente, entre los cuatro y los 18 meses de vida. Aunque hay variaciones, la primera dentición suele quedar completada entre los 20 y los 30 meses. Recuerda que no estamos hablando de datos "cerrados": hay niños que con un año no tienen ningún diente y otros que los echan muy pronto. Eso no quiere decir que un niño sea más sano que el otro, o más fuerte, ya que el momento de la dentición está relacionado, sobre todo, con la genética. También afectan la alimentación, el nivel de desarrollo y el crecimiento y los factores ambientales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué son los dientes natales?

Todos los bebés nacen con los brotes de los dientes, pero no empezarán a asomar a través de la encía hasta pasados unos meses. Sin embargo, aunque es muy poco habitual –se da en uno de cada 20.000 nacimientos– hay bebés que nacen con dientes. A estas piezas se les llama dientes natales, no tienen raíz y se mueven. De hecho, suelen caerse (si no se caen, hay que quitarlos) y no afectan al diente que saldrá después.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y en los niños prematuros?

En este caso, los dientes de leche suelen salir más tarde. Si la media es que los primeros dientes rompen en torno a los cinco meses, en los prematuros esto tendría lugar a los diez. Las erupciones posteriores tendrán una secuencia parecida, por lo que el proceso se retrasará. Una vez que el niño haya equilibrado su desarrollo, todo se producirá a la edad normal. Es decir, que la salida de los dientes definitivos se dará entre los seis y siete años, como en la mayoría de los niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuándo debo preocuparme?

Si a los quince meses, aproximadamente, tu hijo aún no tiene ninguna pieza dental, y no es prematuro, tienes que consultar a un especialista para que evalúe si la erupción tardía se debe o no a alguna enfermedad, como hipotiroidismo, carencia de vitamina D...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Hay algún alimento que ayude?

Cuando los niños tienen un año, se recomienda que coman ya casi de todo y que vayan acostumbrándose a alimentos sólidos. Si en ese momento aún no tienen dientes, ve espesando sus purés poco a poco: triturando la carne o el pescado con la batidora pero las verduras con el pasapurés. Esa textura grumosa ayudará a que sus encías se ejerciten y facilitará la dentición. También es bueno que, vigilado, muerda corteza de pan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Es bueno que muerda?

El dolor y la inflamación de las encías son molestias propias de este momento de la vida de tu hijo. La acción de morder –un mordedor, galletas especiales para este período...– le da calma, ejercita sus encías y estimula la salida de los dientes. Ahora bien, recuerda que no debes congelar los mordedores –algunos se meten en la nevera, pero jamás en el congelador–, ya que pueden quemar la mucosa de la boca. Si lo notas muy molesto, puedes masajear la encía con un bálsamo especial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo hay que cuidar los primeros dientes?

La higiene debe comenzar antes de que hayan salido los dientes. Los expertos recomiendan limpiar la boca con una gasa estéril mojada en agua después de cada toma. Cuando asomen los piquitos, hay que limpiarlos con un cepillo especial, de goma o silicona, mojado con agua tibia, sin pasta (puede usarse el dentífrico a partir los tres años). Es importante ser cuidadosos con la higiene porque, si la leche se mantiene demasiado tiempo sobre los dientes, y varias veces al día, puede aparecer la llamadascaries de la primera infancia o caries de biberón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿El chupete es malo?

No. El chupete no perjudicia a la dentición. Y morderlo puede aliviar las molestias. Cuando los dientes empiezan a asomar, conviene cambiar los chupetes de silicona por látex, que se rompen más difícilmente. Aun así, hay que revisarlo por si hay trozos que se han desprendido al morder. Recuerda que, cumplido el año, hay que limitar el uso del biberón. Y, a partir de los dos años, el chupete.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados