¿Es normal que el bebé sude tanto?

Sí, te contamos por qué ocurre y qué puedes hacer para aliviar a tu hijo. No te extrañes de que tu pequeño sude tanto, porque es absolutamente normal. Esto le ocurrirá hasta que su sistema de regulación corporal madure. Mientras tanto, debes hacer lo posible para que no se acalore.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La sudoración, algo normal

Cuando tenemos mucho calor, nuestras glándulas sudoríparas fabrican humedad y ésta, al enfriarse, refresca la superficie de la piel y por consiguiente nuestro organismo.

Que tu hijo sude mucho no debe preocuparte, porque es algo completamente normal. Primero, porque estamos en una época de altas temperaturas. Y segundo, porque los bebés, hasta los 18 o los 20 meses, tienen el sistema de termorregulación corporal inmaduro, lo que significa que igual que se quedan fríos en un minuto, también sudan demasiado.

Buenos consejos

Hasta entonces, lo único que puedes hacer es procurar que tu hijo no se acalore en exceso. Para ello...

- Procura mantener vuestra casa a una temperatura agradable para él (sobre los 24 ºC). Si para lograrlo necesitas recurrir al aire acondicionado o a un ventilador, recuerda que es mejor accionarlos cuando el niño está fuera de la habitación y luego, una vez que el cuarto se haya refrescado, llevarle allí.
- Si esto no es suficiente, puedes accionar los aparatos en presencia del pequeño, pero con dos condiciones: poniéndolos a velocidad lenta y evitando que el chorro de aire frío le llegue directamente.
- Vístele con prendas fresquitas de tejidos naturales que permitan la transpiración (algodón, lino...).
- Ofrécele agua a menudo, aunque beba muy poco cada vez que se la des. Para evitar que se deshidrate, tomar sorbitos varias veces al día es mejor que beber mucho de golpe.
- Además del higiénico, dale varios baños refrescantes al día, sólo con agua, cuando esté muy acalorado.
- Cámbiale de pañal y de postura muy a menudo, para que el sudor no le irrite el culete ni la espalda.

Siempre que puedas, déjale unos minutos con el culito al aire, encima de una colcha o de una toalla. Se sentirá más cómodo y fresquito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Ojo con los resfriados!

Los constipados son muy habituales en esta época del año por los cambios bruscos de temperatura (si el sudor se le queda frío, el resfriado está asegurado).

Para mantener a tu hijo a salvo de ellos, además de tener cuidado en casa, evita sacarle a la calle en las horas más calurosas y antes de salir de casa coge una toquilla: te será muy útil para arroparle si entráis en un establecimiento climatizado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados