Cómo asear la carita del bebé

Tienes que limpiarle la cara para eliminar la suciedad y las impurezas, pero con cuidado, su cutis es muy delicado. Y también lo son los ojos, la nariz, los oídos...

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vamos por zonas

Son maniobras muy sencillas, pero que tienen su truco. Y tendrás que hacerlas a menudo, así que pronto las realizarás como una mamá experta.

Te mostramos cómo limpiar la cara a tu bebé, quitarle las legañas de los ojitos, despejar su nariz si está con mocos, limpiarle la cera de los oídos sólo por la parte externa, evitar que se le escueza la zona de la barbilla, peinarle y ponerle guapo para salir.

Y al final, algunos consejos prácticos si tu hijo tiene la piel atópica. ¿Empezamos?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Limpiar sus ojos

Si se despierta con legañas, ponle unas gotas de suero fisiológico para ablandarlas y quítaselas arrastrando desde el lagrimal hacia el rabillo con una gasita (no con un algodón, que suelta pelo). Emplea una gasa distinta para cada ojo.

Si además de producir muchas legañas el ojo o los dos ojos están enrojecidos (conjuntivitis), tendrás que llevarle al pediatra y ponerle las gotas que te prescriba (jamás le eches gotas por tu cuenta).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Despejar la nariz

Limpia con la toallita o la esponja los moquitos que tenga por fuera. Ponle una pizca de crema hidratante en las aletas si las tiene enrojecidas.

Si los mocos le taponan la nariz y no le dejan respirar bien (ni comer, ni dormir), hazle un lavado nasal: con el bebé tumbado y ligeramente ladeado, ponle unas gotas de solución salina o suero fisiológico en cada fosa para ablandarlos y sácaselos con una pera extractora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Higiene de los oídos

La cera le protege, quítale sólo la que esté visible, con la punta de una gasa o pañuelo o con un bastoncillo, pero no lo introduzcas en el oído.

Si crees que produce demasiada cera, consulta al pediatra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La boquita

Para asearle la boca pásale una gasa esterilizada mojada en suero fisiológico por las encías y, si la lengua está blanca, también por ésta.

Si le salen unas manchitas blancas dentro de la boca con el aspecto de restos de leche cortada o yogur, no las rasques, le harías heriditas. Se trata de muguet o candidiasis, una infección por un hongo que es frecuente en los bebés pequeños. Límpiale la boca y la lengua con una gasa empapada en agua esterilizada y bicarbonato (una cucharada de bicarbonato por taza de agua), cuatro o cinco veces al día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La barbilla

Es otra zona delicada en esta edad. Tanto la barbilla como la piel de alrededor de los labios y la papada, si están constantemente humedecidas por la saliva, se le irritarán.

Ponle un baberito para secarle, con suaves toques, y un chupete con buena aireación. Y aplícale crema hidratante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El cutis

Para limpiar su cara, hazlo de arriba abajo con la esponja, la gasa húmeda o la toallita (específica para la cara, distinta a la del culete).

Siempre que humedezcas una zona al asearle, sécala después con toques de la toalla. Luego puedes ponerle crema hidratante, si su piel es seca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Qué limpio y guapo!

Por último, péinale con un cepillo para bebé, de cerdas muy suaves que no le irritan el cuero cabelludo.

Si te gusta la colonia de bebés, no se la pongas en la piel o en el pelo, con unos toques en la ropa olerá igual de bien.

No le pongas protector solar para salir: antes de los 6 meses tu bebé debe recibir la luz del sol, pero nunca el sol directo durante más de 3-5 minutos, así que aún no la necesita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Piel atópica, más cuidados

Es extremadamente delicada, se reseca, se irrita y se inflama (dermatitis) porque reacciona de forma exagerada ante los estímulos ambientales:

• Mantenla a salvo de los estímulos que provocan los brotes: gérmenes, polvo, polen, sudor, jabones agresivos, ropa de lana o sintética, frío, calor, humedad...

• Quita de casa lo que acumule polvo y tenla aireada. Mantén sus uñas cortas.

• El pediatra puede prescribir medicamentos tópicos para las lesiones y el picor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados