Por qué practicar el "método canguro"

No solo sirve para prematuros, es muy bueno para cualquier recién nacido. ¿Quieres descubrir todos sus beneficios y saber cómo practicarlo bien?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un método con muchísimas ventajas

Tu hijo ya ha nacido. ¡Enhorabuena, mamá! Lo has llevado dentro de ti durante nueve meses, proporcionándole todo cuanto ha necesitado, y ahora no hay nadie mejor que tú para seguir ofreciéndoselo.

Y lo primero que necesita, tanto como el alimento, es tu proximidad, el contacto físico contigo. Tiene hambre de piel. En contacto con tu cuerpo, desnudito sobre tu pecho, puede sentir tu calor protector, tus caricias, besos y abrazos, la vibración de tu voz tu olor, el sabor de tu leche...

Estas sensaciones gratas y tranquilizadoras viajan hasta su cerebro y crean conexiones entre las neuronas que desarrollarán su inteligencia. Ningún estímulo es más adecuado para sentirse bien en este nuvo mundo al que tiene que adaptarse.

El lugar más seguro

Si tú también crees que, como dicen muchos neonatólogos, "el hábitat más seguro y tranquilizador para un recién nacido es el cuerpo de su mamá", te interesará saber que existe una práctica que propicia este contacto tan beneficioso: el método madre- canguro (tambien puede participar el padre, como apoyo de la mamá).

Ideado, en principio, para ayudar a los bebés prematuros y de bajo peso, hoy se aconseja practicarlo con todos los recién nacidos.

Consiste en abrazar durante largas sesiones al bebé, pien con piel, darle el pecho siempre que sea posible y a demanda (sin horario), atenderle inmediatamebte cuando llore, sin miedo a malcriarle, y llevarle a menudo en brazos o en una mochia de porteo para mantenerle cerca. En realidad, más que un método es puro instinto. ¿Te apetece probarlo con tu hijo?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una sesión de cariñoterapia

Vuestro momento de intimidad tiene lugar en una habitación silenciosa (teléfono desconectado), en penumbra y con una temperatura agradable (22- 24ºC).

Desnúdate de cintura para arriba, siéntate en un sillón cómodo o recuéstate en la cama en almohadones y colócate al bebé sobre el torso en posición "ranita", su vientre en tu vientre y su cabeza entre sus senos, vestido solo con el pañal (y gorro si es prematuro). Sujétale con una mano bajo su culete y la otra en su nuca y arropaos juntos (sin cubrirle la cara) para manteneros calientes.

Ahora, relájate acariciándole la cabeza, la espalda, las piernas y los brazos. El bebé, que está semivertical, no horizontal, se quedará quieto, hasta que empiece a reptar torpemente buscando con el olfato y con la boca uno de tus pezones. Déjate invadir por la ternura que te provoca ese intento de llegar a ti.

Desde el primer minuto de vida

Lo ideal es que esta comunicación piel con piel suceda nada más nacer. ¿Por qué? Porque en ese momento hay un "periodo sensitivo" en el niño, permanece despierto en "alerta tranquila", mira a los ojos de su madre y busca activamente el pezón.

Se ha demostrado que este contacto precoz en el paritorio disminuye en un 75% el estrés del recién nacido, incrementa el éxito de la lactancia materna y provoca en la madre un aumento de la hormona oxitocina, que genera en ella sentimientos de amor maternal (el roce hace el cariño), además de favorecer su recuperación física y anímica.

Si estás leyendo esto y tu hijo aún no ha nacido, puedes hablar con tu médico o con tu hospital sobre la posibilidad de que te pongan al bebé sobre el pecho en cuanto nazca y os arropen juntos. No unos minutos, sino entre una y dos horas, que es el tiempo necesario, según los científicos, para que se manifiesten los efectos del "método".

De hecho, la Organización Mundial de la Salud recomienda que se haga así con todos los recién nacidos, sean prematuros o no, por sus enormes beneficios. Pero si ya estáis en casa y no lo hiciste en la maternidad, puede hacerlo ahora. Volvamos a nuestra sesión de cariñoterapia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nada como el calor de una madre

Los bebés en contacto con sus madres regulan mejor su temperatura corporal: ésta sube progresivamente, más rápido si el bebé está hipotérmico, y después se mantiene al nivel adecuado en todas las zonas de su cuerpo.

Precisamente esto es lo que dio origen al método: hace 30 años, en Colombia, ante el hacinamiento en una unidad de prematuros, a dos pediatras se les ocurrió aprovechar el “calor” de las madres y les pidieron que llevasen a sus hijos pegados al cuerpo, piel con piel, las 24 horas del día.Y la sorpresa fue que estos bebés crecieron antes y se desarrollaron mejor que los que habían permanecido aislados en la incubadora.

Cada vez más habitual

Por eso hoy lo practican en las UCI neonatales más avanzadas (en España, en unas 45), que además de contar con la mejor tecnología, disponen de sillones junto a las incubadoras para que las mamás y los papás puedan abrazar de este modo a sus pequeños y darles “calor humano” que, a diferencia del de una lámpara, está cargado de afecto y afán protector.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Amor, protección y la mejor estimulación

Todas las crías de los mamíferos necesitan ser tocadas amorosamente para lograr un buen desarrollo físico, mental y emocional. Y aun más el cachorro humano, que nace desvalido, con el cerebro muy inmaduro, y necesita más que ninguno el contacto físico con sus padres.

El tacto es el único sentido imprescindible y el primero en desarrollarse. A tu recién nacido, mamá, tus caricias le llegan muy dentro. “Lo más profundo de nuestro ser está en la superficie”, escribió el poeta Paul Valery.

Y los científicos han descubierto que en la piel existen diferentes canales para conducir las sensaciones táctiles hasta el cerebro, de modo que el tacto amoroso de una caricia no sigue el mismo conducto que el que carece de esa intención afectiva. Es ese toque especial que tiene el amor.

Se siente querido y protegido

Encima de ti, tu hijo se siente seguro y reconfortado. Todo está bien y es comprensible en su pequeño mundo. Si ha mamado, tal vez evoque el sabor de la leche y esboce una sonrisa de satisfacción (la sonrisa social, como gesto de comunicación, surgirá más tarde).

Su carita se apoya en tu tórax y escucha el latido de tu corazón, que conoce desde el embarazo. También siente tu voz vibrante cuando le dices palabras de cariño. Y además, en esta posición puede intercambiar miradas contigo, porque la distancia entre sus ojos y los tuyos es de 15-20 cm, justo a la que él puede enfocar la vista en las primeras semanas.

Calor, amor, protección, alimento y la mejor estimulación. Pegadito a ti lo tiene todo. Y tú te sientes feliz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Por si te queda alguna duda...

Si todavía te planteas si el método canguro tiene realmente tantas ventajas, mira esta lista de beneficios, para el bebé y para ti.

Beneficios para el bebé

- Cuando se saca al bebé de la incubadora y se le pone sobre la madre, su respiración y frecuencia cardiaca se estabilizan y en su sangre aumenta la oxitocina (hormona que provoca sensación de bienestar) y bajan las hormonas del estrés.
- Estos bebés ganan más peso, necesitan menos oxigenoterapia, regulan antes su temperatura y tienen menos episodios de apnea (interrupciones en la respiración).
- Si este contacto ocurre nada más nacer, el bebé aprende antes a mamar, porque busca el pezón y se le estimula el nervio vago, que le prepara para digerir la leche.
- En esta posición el bebé, sea prematuro o no, recibe la mejor estimulación táctil, visual, olfativa y auditiva (“siente” tu voz), lo que favorece el desarrollo de su cerebro y la maduración de su sistema nervioso.
- Los bebés que reciben sesiones de “cariñoterapia”, piel con piel, y que son cogidos en brazos cuando lo piden y porteados, lloran menos y duermen mejor.

Beneficios para la madre y el padre

- En contacto con el recién nacido, en el paritorio, la madre segrega oxitocina, una hormona que despierta el amor al hijo, reduce la hemorragia postparto y favorece la expulsión de la placenta, la involución del útero y la producción de leche.
- Si es prematuro, los padres participan en sus cuidados y disminuye su ansiedad.
- La madre adquiere más confianza y está menos expuesta a la depresión postparto.
- Los padres se vuelven más sensibles a las necesidades del bebé y aprenden antes a saber por qué llora y cómo tranquilizarlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Accesorios que te ayudan a practicarlo

Cargar al bebé para mantenerle cerca de nuestro cuerpo también forma parte del método. Puede parecer cansado o agobiante, pero es muy satisfactorio. Además, cada día llegan al mercado nuevos accesorios que facilitan el porteo:

Ropa para mamá-canguro

La han diseñado en el Hospital La Fe, de Valencia, para practicar el método con los bebés prematuros. Consta de una faja, que fija al bebé en el regazo, y un blusón que cubre a ambos. Así la mamá o papá canguro tienen los brazos libres durante las horas que están en contacto piel con piel con sus bebés.

Mochilas ventrales

También llamadas marsupios. Son para llevar al bebé al pecho, mirando hacia nosotros. Se pueden usar desde que nace, cuidando de sujetarle bien la cabeza. Deben ofrecer sujección al bebé en dos puntos: culete y nuca. Hay que probar la que resulte más cómoda. Las firmas de puericultura están sacando modelos más ergonómicos, e incluso ya hay uno con música.
 de forma tradicional. Son cómodos y ergonómicos, aunque requieren un aprendizaje (nudos, posiciones...). En www.serdoulas.com puedes encontrar indicaciones o asistir a un taller gratuito (en A Coruña) de clases de porteo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Direcciones importantes

El contacto piel con piel de la madre y del padre con el bebé de pocos meses tiene muchas más ventajas de las que caben en este informe de Crecer Feliz.

Si queréis profundizar más en el tema y conocer los secretos de la crianza con apego, así como los testimonios de otros padres felices de cargar con sus hijos pequeños para mantener la cercanía corporal con ellos, seguid estas pistas.

Libros sobre el contacto piel con piel:

- “El poder de las caricias”, Adolfo Gómez Papí, Ed. Espasa-Calpe, 16,95 euros.
- “El concepto del continuum: en busca del bienestar perdido”, Jean Liedloff, Ed. Ob Stare, 18 euros.
- “¡Bésame mucho!, Carlos González, Ed Temas de Hoy, 16 euros.

Organizaciones y asociaciones de madres-padres:

- El portal Que No Os Separen es una web de la Asociación El Parto es Nuestro en la que se aboga por fomentar en las maternidades el contacto precoz piel con piel entre la madre y el recién nacido.
- Portal de Red Canguro, una asociación de madres y padres españoles que utilizan portabebés y quieren compartir el placer de llevar pegados a los hijos.
- Blog de la Asociación Serdoulas (C/ Comandante Fontanes, 7, A Coruña). Entre otras actividades dirigidas a embarazadas y madres recientes, organizan en su sede talleres gratuitos de porteo. Reservas: serdoulas@gmail.com o en los Tf: 881967342 y 600218964.
- Web de la Fundación Canguro, con sede en Colombia, creadores del “Programa Madre Canguro” original que han exportado a más de 25 países.

Firmas con mochilas ventrales o pañuelos portabebés:

- Babybjörn: www.babybjorn.es
- Bebé Confort: www.bebeconfort.com
- Bebedue: Tf. 902 232 221.
- Bebemon: Distribuye Lil-ones, www.lil-ones.es
- Cybex First Go: cybex-online.com
- Ergobaby: www.ergobaby.eu
- Kikuyu: Tf. 626 959 976, www.mikikuyu.com
- Marsupiplus: www.esenciamaterna.com
- Mothercare: www.mothercare.es
- Portabebé Manduca: www.crianzanatural.com
- The BabaSling: Distribuye El Bebé Aventurero, www.elbebeaventurero.com
- Tigex: www.tigex.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados