Claves de salud del bebé en verano

Si vas a ir de vacaciones con un bebé, antes del viaje aclara tus dudas sobre su salud, incluye en el bolso su tarjeta sanitaria y ten en cuenta estos consejos para que no haya ningún problema.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo le protejo del sol?

La piel de los niños es más vulnerable a la acción de los rayos UV. Por eso es esencial que protejas a tu bebé del sol: mantenlo siempre a la sombra o bajo la sombrilla (a partir de los 6 meses con que tome el sol diez minutos al día, en las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, es suficiente). No olvides nunca ponerle crema solar específica, camiseta y gorrito (también en la playa) y presta atención a la reverberación de los rayos en el agua o en la arena.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué riesgos tiene el calor para el bebé?

Los bebés no pueden regular bien su temperatura corporal y un exceso de calor sin mecanismo de ventilación puede dar lugar a una situación muy peligrosa. Cuando saques al tuyo a la calle ponle prendas ligeras y aireadas y llévalo con gorrito para evitar una insolación. Además, no te pares con el cochecito al sol y jamás dejes solo al bebé dentro de un coche cerrado al sol, ni siquiera unos minutos: podría sufrir un golpe de calor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Le baño si tiene piel atópica?

Sí, la exposición moderada al sol con protección específica para piel atópica y los baños de mar le sentarán fenomenal. Después, recuerda aclararle con agua dulce y ponerle su crema de tratamiento. Haz lo mismo si va a la piscina (en este caso, un baño corto).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué hago si suda demasiado?

Es posible que el clima le afecte mucho. Ponle ropa ligera de algodón, mantenle fresco y aireado y dale agua a menudo. Si el sudor sigue siendo copioso existe riesgo de deshidratación. Quizá tengáis que cambiar de zona geográfica para las vacaciones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Debo ofrecer agua al bebé?

Si se alimenta con leche materna en exclusiva, no hace falta que le des agua, tu leche ya le aporta todo lo que necesita, pero sí debes ofrecerle el pecho con más frecuencia. Y tú, beber más cantidad de líquidos a lo largo del día.
Si ya ha empezado con la alimentación sólida, ofrécele agua con las comidas y dale las tomas de pecho que consideres. Para los pequeños que se alimentan con leche de fórmula, hayan empezado o no con los sólidos, hay que tener a mano un biberón de agua durante la época de calor

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Puedo dejar de esterilizar chupetes y bibes?

Entre el cuarto y el quinto mes se pueden dejar de esterilizar los biberones, chupetes y enseres. Pero el verano no es el mejor momento para hacerlo, ya que el calor favorece la proliferación de gérmenes y hay que ser muy cuidadoso con la higiene de biberones y tetinas para reducir el riesgo de gastroenteritis. E­spera hasta la vuelta a casa para dejar de esterilizar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Debo mantener los horarios del bebé en verano?

Si es posible, sí. No pasa nada si te retrasas un poco en las comidas o en la hora de sueño nocturno, pero intenta respetar el horario adquirido o luego te costará mucho volver a instaurarlo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo utilizo el aire acondicionado?

No pasa nada si lo usas en casa, pero no lo pongas en la habitación del bebé cuando él esté allí. Mejor enciéndelo una hora antes de llevarle a su dormitorio y luego apágalo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y si a mi hijo le toca vacuna en las vacaciones?

Antes de salir de viaje, habla con la enfermera. Ella te indicará, dependiendo del tipo de vacuna, si es mejor adelantar o retrasar la inmunización. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De repente come mucho menos...

Si ha perdido algo de apetito piensa que no pasa nada si durante un par de días, hasta que se aclimate, mama menos tiempo, come menos o deja parte del biberón. Pero hay que estar muy pendiente de que beba, porque el exceso de calor y la sudoración son aliados de la deshidratación.
Si transcurren más de tres días y el niño sigue igual, debes llevarlo al pediatra: en los más pequeños las infecciones de orina suelen manifestarse con pérdida acusada de apetito.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Puede probar alimentos nuevos?

Si se trata de tapas y raciones de chiringuitos, la respuesta es no. Si son verduras, carnes o frutas nuevas y de temporada preparadas por ti (o de tarrito) y dentro del listado de alimentos indicado por su pediatra para su edad, por supuesto que sí.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo actúo si se da un golpe?

Calma al niño y si tiene la piel intacta ponle un poco de hielo envuelto en un paño o aplícale un roll-on a base de sustancias como harpagofito (antiinflamatorio y analgésico), árnica (calmante) y menta (aporta alivio inmediato).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hace caca líquida... ¿qué le pasa?

Los bebés de pecho pueden hacer  deposiciones tras cada toma y aunque son ligeras, no tienen consistencia líquida. Los que toman biberón y/o alimentación sólida hacen deposiciones más compactas. A veces, la salida de los dientes y el exceso de baba que tragan durante el proceso favorece la presencia de heces desligadas, pero no son líquidas.
Si aparecen tres o más deposiciones líquidas en el plazo de dos tomas, debes llevarlo al pediatra para revisión (puede que algo le haya sentado mal o que tenga gastroenteritis). Hasta entonces, y para hacer frente a una posible deshidratación, debes ofrecerle suero oral (sales de rehidratación oral, en farmacia) a cucharaditas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tuvo bronquiolitis, ¿cómo le cuido en verano?

Salvo que sea un prematuro, un niño de bajo peso o con problemas respiratorios (en estos casos, sigue las indicaciones de su médico), el verano no es época de riesgo del virus respiratorio sincitial, VRS, principal causante de bronquiolitis; por tanto, puedes prescindir de sus pufs y aerosoles.
Pero recuerda llevarte su medicación, porque no está libre de coger un resfriado y manifestar síntomas similares.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados