6 razones por las que tu bebé llora y cómo calmarlo

El llanto es el primer lenguaje del bebé y su único modo de expresarse. Si descubres por qué llora tu hijo, te resultará más fácil calmarlo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuándo la causa del llanto son los cólicos

Los cólicos provocan lloros intensos y son la primera causa de llanto prolongado en bebés, ya que afectan a uno de cada cuatro.

 

La causa
Se deben a la inmadurez del sistema digesivo y a veces se agravan con la excesiva estimulación de los padres por una respuesta ansiosa al lloro. Suelen aparecer a las tres semanas de vida y van empeorando hasta las seis semanas. A continuación mejoran gradualmente y al tercer mes suelen desaparecer.

 

Los síntomas
El bebé llora gritando, aprieta las piernas sobre el abdomen, cierra los puños y se pone muy rojo. Suele iniciarse en la tarde-noche y puede durar desde unos minutos hasta varias horas. Con la lactancia materna es algo menos frecuente.

 

La solución
El cólico del lactante no tiene cura, pero es totalmente benigno. De hecho, no se considera una enfermedad. Es muy difícil de calmar y el único remedio es que los padres o cuidadores estén tranquilos, hablen al niño, le den masajes o le mezan, turnándose entre ellos.

El bebé llora cuando tiene hambre o sed

Es la principal causa de llanto en el recién nacido. ¡Pero es un error pensar que siempre que llora es por hambre!

 

Cómo es este llanto
Se inicia de modo paulatino y se hace cada vez más intenso. Va pasando de sonido grave a agudo y viceversa, y puede cambiar el ritmo, oscilando entre llanto lento y rápido en un mismo lactante. El bebé puede llevarse las manos a la boca y el lloro cede al mostrarle el alimento o al darle la toma.

 

La solución
Comprueba el tiempo que ha pasado desde la última toma. Puedes darle de comer cada tres horas, o cada menos tiempo si así lo reclama, sobre todo si aún es muy pequeño, pero no cada cinco minutos para que deje de llorar: aunque así le calmes unos instantes, le empacharás y llorará más. Ofrécele también agua (una vez que la acepte).

 

El bebé llora porque está cansado

La fatiga es una razón muy habitual de lloro en los bebés. Cuando han sido manipulados en exceso o hay mucho ruido, es posible que estén tan hiperactivados que les cueste mucho conciliar el sueño.

 

Cómo es este llanto
Suele ser llanto de inicio sostenido, abriendo la boca ligeramente, suave y rítmico. Es menos intenso que el llanto por hambre, por poner un ejemplo. Suele ir acompañado de bostezos y se frotará los ojos.

 

La solución
Comprueba que el bebé haya dormido las horas que le corresponden y que no haya interrumpido su sueño por razones externas a él. Se calmará en brazos y con suaves y rítmicos movimientos al mecerlo.

 

El bebé se siente incómodo

Las razones por las que tu bebé puede encontrarse molesto son numerosas: por causas ambientales (tiene frío o calor), por tener el pañal húmedo, por la ropa, por estímulos externos (ruido, mucha gente, etc.).

 

Cómo es este llanto
Es un lloro agudo, de inicio gradual, que no cede al coger en brazos al bebé, sólo al encontrar la causa de su desasosiego.

 

La solución
Averigua las razones que llevan al bebé a sentirse incómodo y actúa en consecuencia para remediarlas: ¿Se oye demasiado el ruido de la tele? ¿Tienes la calefacción muy alta? ¿Se ha hecho caca o pipí? ¿Tiene el pañal muy apretado? ¿Necesita que le cambies de postura? ¿Lleva demasiadas prendas de ropa? ¿Ha pasado hoy mucho de brazo en brazo? Recuerda que tu hijo necesita tranquilidad y rutina. “A veces el bebé está más relajado en la cuna que pasando de mano en mano”, advierte la pediatra Maite Pala. Los sobreestímulos son contraproducentes.

 

Llanto por necesidad de contacto

Cada bebé es un mundo. Su temperamento es genético y por lo tanto responde de manera distinta a ciertos estímulos. Hay bebés que necesitan más contacto físico que otros. Valóralo.

 

Cómo es este llanto
Es rítmico y sosegado, sin variaciones de intensidad. Parece de aburrimiento. Generalmente se alterna con sonrisas y balbuceos al tener contacto visual con el adulto al que está apegado.

 

La solución
Comprueba que se calma al tomarlo en brazos o dedicarle atención. Importa que estés relajada y le transmitas los mimos que te pide con su llanto, sin perder los nervios y sin enfadarte.

 

Llantos por dolor o enfermedad

Los llantos patológicos son los ocasionados por dolencias, algunas bastante habituales.

 

Por reflujo
Aparece durante o justo tras la toma, provocado por el reflujo gastroesofágico. “Todos los recién nacidos tienen algo de reflujo, pero en algunos bebés es más fuerte y les provoca llanto intenso”, explica la doctora Pala Calvo. Puede ir acompañado de vómitos, pero no siempre. Lo normal es que desaparezca a los 6 meses. “Hay que dar la toma al bebé en posición vertical para que el reflujo vaya bajando”, aconseja la pediatra.

 

Disfónico
Es un lloro ronco. Puede tratarse simplemente de una disfonía o una afonía debida a un llanto excesivo o muy fuerte, que provoca una irritación de las cuerdas vocales y se cura sola. Sin embargo, en ocasiones es uno de los síntomas de una laringitis, que puede cursar con fiebre o dificultad respiratoria.

 

Con quejido
Es característico del inicio de algunas infecciones agudas, como las respiratorias (bronquiolitis) o las de oído (otitis). El bebé llora y a continuación emite un pequeño ruido que se asemeja a un quejido.

 

Asimétrico
Es un sollozo poco común que puede indicar la existencia de una enfermedad congénita. Cuando el bebé llora, muestra una asimetría en un lado de la boca. Es muy poco frecuente.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados