Juegos para hacer reír a tu bebé

Con estos juegos conseguirás que tu hijo pase un rato divertidísimo y se sienta, si cabe, más unido a ti. Además, le enseñarás muchas cosas y favorecerás su desarrollo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2. “Aserrín, aserrán”

Siéntale tal y como ves en la foto, cógele de las manitas y échale hacia adelante y hacia atrás varias veces seguidas, variando el ritmo. No saber exactamente cómo vas a balancearle dará emoción a la actividad y tu hijo estallará en risas. Con este juego, además, le fortaleces la espalda.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
1. ¡Vaya muecas!

No hay nada que atraiga más a los bebés que los rostros humanos. Acerca tu cara a la de tu pequeño y ponle diferentes muecas, al tiempo que le vas explicando: ésta es de alegría, ésta de enfado, ésta de sorpresa... Así le ayudas a poner palabras a las emociones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3. El escondite

Para hacerle entender el concepto de permanencia, juega con él al escondite. Tápate la cara con un cojín y dile que te busque. Al retirarlo y ver que sigues ahí se sentirá tan aliviado que se partirá de risa. También puedes esconder juguetes debajo del cojín, en presencia de tu bebé, para que él los encuentre. Aunque te parezca un juego sencillo y banal, le ayuda a tolerar mejor tus ausencias.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4. “Éste fue a por leña...”

Todos los juegos tradicionales resultan muy entretenidos e interesantes para los bebés. Al enseñar éste a tu pequeño le ayudas a entrenar su capacidad de atención y le demuestras que sus deditos son independientes.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5. Cosquillitas

Haz cosquillas a tu hijo por todas partes. Así irá tomando conciencia de su cuerpo, se carcajeará y... ¿sabes que la risa estimula la liberación de las hormonas de la felicidad y que éstas fortalecen el sistema inmune? Eso sí, olvida las cosquillas si falta poco para que se vaya a dormir: podría desvelarse.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6. Tú, como yo

A todos los niños les gusta imitar a los adultos, para ellos es un juego, pero así van aprendiendo a desenvolverse solos. Observa la sonrisa de tu hijo cuando consigue hacer lo mismo que tú. Es una sonrisa de sentirse feliz y orgulloso de sí mismo, que favorece su sociabilidad.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados