Enseña al bebé a comer solo

Lo logrará si primero le acostumbras a la cuchara y al vaso y luego le dejas que vaya empezando a utilizarlos sin tu ayuda. ¡Será un gran paso para él!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1. Nuevos “juguetes”

Tres o cuatro días antes de empezar con el aprendizaje, déjale la cuchara y la taza de inicio para que se entretenga con ellos, como si fueran juguetes. Cuanto más familiares le resulten, antes se convencerá de que no son utensilios extraños y de que puede llevárselos a la boca y chuparlos sin que le ocurra nada malo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2. Hecha a su medida

Para facilitarle las cosas debes comprarle una cuchara infantil, en lugar de darle una de postre que tengas por casa. Recuerda que tiene que ser de plástico (es mucho más agradable que el metal), pequeña (para que le quepa bien en su diminuta boca) y planita (para que no pueda contener demasiada cantidad de alimento).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3. Llega el gran día

Para empezar a darle de comer con cuchara, elige un día en el que haya descansado, esté receptivo y tenga hambre. No aproveches la ocasión para darle también a probar sabores nuevos, porque le agobiarás. Las metas, de una en una.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4. ¡Qué rico!

Al darle de comer no llenes mucho la cuchara y métele sólo la puntita para que no le den arcadas. Deposita el alimento en su boca y deja que él lo recoja con el labio superior; así practicará el movimiento de barrido, que es básico para que no se le caiga la comida por las comisuras de los labios. Dale otra cuchara para que  vaya“practicando”, aunque se manche. Es la única forma de que aprenda a utilizarla bien.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5. A ver si me sale...

Su primera taza debe ser irrompible, específica para niños de su edad y tener dos asas y una tapa con pitorro (es el paso intermedio entre la tetina y un vaso de verdad). Aprenderá a usarla por imitación, así que procura beber a la vez que él.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6. ¡Por fin!

Al utilizar la cuchara y la taza, tu pequeño entrena la coordinación mano-boca y controla su fuerza. Tardará un tiempo en poder comer él solito, sin ningún tipo de ayuda, pero a base de intentarlo y de veros comer a vosotros lo conseguirá. Este avance es todo un hito en su desarrollo: le dará más autonomía y favorecerá su integración familiar y social.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados