El baño del bebé, más divertido

Aprovecha el momento del aseo del bebé para animarle a practicar estos juegos en la bañera. Le encantarán y con ellos aprenderá mucho.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1.Tan a gustito

La clave para que tu hijo disfrute del baño es que esté seguro y se sienta cómodo. No pongas la bañera en un sitio del que pueda caerse, no dejes al niño solo en ella ni un segundo y caldea el cuarto antes para que no haga frío.

 

2. ¡Flota!

Dale a tu bebé un juguete que flote. Así empezará a intuir la diferencia entre líquido y sólido y descubrirá que puede utilizar su fuerza para influir en las cosas: si empuja el juguete, desaparece bajo el agua, y si lo suelta, aparece de nuevo.

 

3. Ahora lleno... y ahora vacío

Jugar con vasitos de plástico que pueda llenar y vaciar es un modo muy divertido de mejorar la motricidad de sus manos, conocer nuevos sonidos (el agua al caer) y aprender conceptos como el volumen de los objetos, las texturas (agua, espuma...) o el peso (cuando el vaso tiene líquido le cuesta más sujetarlo).

 

4. ¡Qué buen ejercicio!

Cuando juega en el agua ejercita sus músculos (los de los brazos al chapotear, los de piernas y espalda para mantenerse sentado...). Además, descubre que puede hacer ruido, que el agua está más calentita que el aire y que no pasa nada porque las gotas le salpiquen (pierde miedo a que le laves la cabeza).

 

5. Masaje de agua

Para que empiece a ser consciente de cómo es su cuerpo, pasa la esponja por sus brazos, manos, tripa... nombrando cada una de estas zonas mientras dejas caer un chorrito de agua sobre ellas.

 

6. Mimos de mamá

Al terminar el baño, dedica un ratito a abrazarle, hacerle cosquillas suaves, enseñarle la diferencia entre mojado y seco al pasar la toalla por cada zona... y mimarle. Conseguirás que se quede relajado y feliz.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados