Cómo estimular la vista del bebé

Al nacer, tu hijo tiene muy poco desarrollado este sentido. Debe aprender a ver, con sus ojos y con su cerebro. Y tú puedes ayudarle de muchas formas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1. Con sonido

Uno de los aprendizajes más complejos que tu bebé abordará en sus primeros meses es asociar vista y oído para localizar la procedencia de los sonidos. Le incitarás a descubrirlo si agitas un sonajero de colores y lo desplazas para que lo siga con la vista. Pronto te seguirá con la mirada cuando le hablas.   

 

2. ¡Qué contrastes!

En su mente va integrando las sensaciones que experimenta con los cinco sentidos, como ventanas que se abren al mundo. Ofrécele objetos con contrastes: violeta o naranja, grande o pequeño, mullido o rugoso, con distintos olores... Y deja que los mire y los toque, los huela, los chupe... 

 

3. Mírame...

Los bebés nacen “programados” para fijar su atención en las caras humanas, así que tu rostro es el mejor estímulo visual para tu hijo. Sitúa tu cara a unos 25 cm de la suya (ésta es la distancia a la que puede enfocar bien la vista en los primeros meses), y achúchale y dile cosas dulces o divertidas mientras os miráis a los ojos. Este cruce de miradas será su juego favorito, del que nunca se cansará.

 

4. El rojo le atrae

Al principio el niño no distingue los colores, sólo contrastes claros y oscuros, pero esto va cambiando rápidamente. A partir del tercer mes los diferencia y se siente atraído por los tonos vivos, sobre todo por el rojo.

 

5. Primeros diálogos

Con este juego le enseñas el arte de conversar. Coge un peluche distinto en cada mano y agita uno y hazle “hablar”; el niño lo mirará. Luego deja éste inmóvil y mueve y “habla” con el otro; atraerá su atención.

 

6. Sus manitas

Hay un momento en el que no debes distraer a tu hijo: cuando esté absorto observándose las manos. Le gustará hacerlo desde el tercer o cuarto mes y con ello aprenderá a enfocar lo que está cerca, descubrirá la causa-efecto (si quiero, muevo este dedo) y empezará a ser consciente de su propio cuerpo.

 

7. ¡Quiero cogerlo!

Calcular la distancia a la que tiene que desplazar la mano y cerrarla para coger objetos no es fácil, le llevará meses de aprendizaje. Acércale el peluche para que lo toque, retíralo despacito para que lo siga con el tacto... Así aprende a coordinar ojo y mano.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados