Cómo cambiar el pañal a tu bebé

Cambiar el pañal al bebé es fácil, aunque para hacerlo bien hay que tener cierta maña y saber algunos trucos. Sigue estos pasos y pronto lo harás con seguridad y soltura. Si lo prefieres, puedes verlo en vídeo haciendo click aquí.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1. Retirar el pañal usado

Asegúrate de tener a mano todo lo que necesitas: pañal limpio, toallitas o esponja, gasa y crema. Coloca al pequeño sobre una superficie segura. Despega con cuidado las tiras adhesivas del pañal sucio y retíralo. Puedes doblarlo y colocarlo bajo su culete para no manchar el cambiador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2. Limpiar el culito con cuidado

Con ayuda de una toallita húmeda o una esponja natural ligeramente humedecida, limpia muy bien el culete del bebé. Si es una niña deberás hacerlo siempre de delante hacia atrás (es decir, desde la vulva hacia el ano), para evitar infecciones en la zona vaginal. Si es un niño, limpia el pene superficialmente, sin retirar el prepucio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3. Secarle el culete y dar crema

Para evitar posibles irritaciones, seca el culete del bebé dando suaves toquecitos con una gasa o toalla limpia (no olvides los pliegues). También puedes dejarlo unos segundos al aire si el ambiente en la habitación es cálido. A continuación, aplica una crema protectora específica para el cambio de pañal (estos productos evitan que la humedad irrite la fina piel del pequeño).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4. Colocar el pañal limpio

Abre bien el nuevo pañal. Sujeta al bebé de los tobillos con una mano, poniendo uno de tus dedos entre ellos, para evitar que choquen y se pueda hacer daño. A continuación levántale el culete y mete el pañal hasta el final de la rabadilla, centrándolo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5. Ajustar el pañal pero sin apretar

Baja despacio el culete y las piernas del bebé y pasa entre ellas la parte delantera del pañal. Súbelo hasta la tripita y cierra las tiras adhesivas. El pañal debe quedar ajustado, pero sin apretar ni por supuesto pellizcar la piel del bebé. Los cierres adhesivos han de estar a la misma altura, así te aseguras de que el pañal queda centrado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados