Es fácil asear la carita de tu bebé

Conviene hacerlo 
después de su baño diario, así estará más relajado, aunque puedes asearlo también antes de su paseo para 
que esté muy guapo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tras el baño

Con tu bebé relajado y con su pañal y el body recién puestos, es el mejor momento para limpiar su carita. Pásale una gasa mojada o el borde 
de un paño por los orificios nasales para eliminar los moquetes que pueda tener pegados en ellos. 
Si está congestionado, utiliza la pera extractora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recorte de pelo

Cuando tiene el cabello mojado es más fácil cortar esos pelitos descolocados. Pásale un peine en horizontal y a contrapelo y corta, con unas tijeras 
de puntas romas, lo que quede por encima de éste. Ojo, algunos quisquillosos echan la mano al notar 
el peine; si el tuyo es de esos, hazlo cuando duerma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lavado con suero

Si el niño se levanta con legañas o con secreciones en el ojo, antes de ponerle su medicación conviene que le laves con suero fisiológico y le retires la suciedad con una gasita mojada (una para cada ojo). Hazlo hacia abajo y sin apretar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Masaje en el ojo

Algunos bebés nacen con el lagrimal cerrado, un problema que genera muchas legañas. Suele corregirse por sí solo cuando el bebé crece, pero hasta entonces, retira las secreciones y dale 
un masaje diario con tu dedo índice en el lagrimal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Oídos limpios

Siempre que le bañes, tanto si es en casa como si es en la piscina o el mar, sécale bien los oídos para no favorecer una otitis. Coge el pico de su toalla y sécale el pabellón auricular. No uses bastoncillos ni metas nada en el interior de su oído.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lavado de encías

Después de las tomas de tu bebé (y en especial tras la última del día), conviene que le pases una gasita empapada en suero por encías y
dientes y también por el interior de los labios para eliminar los restos 
de leche que queden en la boca. Es la mejor forma de habituarle a la higiene dental y evitar la caries, enfermedad tan común en la infancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados