Cuidados (y mimos) para los pies del bebé

Dedícales un rato al día haciéndoles caricias, ejercicios, masajes.... Así, además, tu hijo y tú disfrutaréis de un ratito de intimidad y relax.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bien hidratados

A los bebés se les seca mucho la piel porque tienen las glándulas sebáceas inmaduras. Por eso después del baño debes aplicar a tu hijo una crema infantil hidratante por todo el cuerpo, sin olvidarte de los pies ni de la zona que queda entre los deditos, que es la que más tiende a descamarse.

¡Cosquillas, cosquillas!

Aunque lo parece, no es un juego banal. Al hacer cosquillas a tu hijo en la planta de los pies le estimulas las terminaciones nerviosas de esta zona y le ayudas a tomar conciencia de esa parte de su cuerpo. Y todo ello, partido de risa.

¡Agárrate a mí!

Coloca uno de tus dedos en la almohadilla de su pie, justo debajo de sus deditos, para “obligarle” a cerrarlos (lo hará con más fuerza de la que esperabas). De esta forma mejorarás la capacidad de agarre de sus pies al suelo, lo que le evitará muchos tropezones y caídas.

Estira los deditos

Sujeta su pierna por el talón con tus dedos índice y pulgar. Con éste, casi sin darte cuenta, le presionarás suavemente la planta del pie, lo que le dará mucho gusto. Con la otra mano ve cogiendo sus deditos, uno por uno, presionándoselos ligeramente desde la base hasta la uña. Así se los desentumecerás.

¡A rotar toca!

Un ejercicio efectivo: sujétale una pierna con una mano y con la otra, comprímele suavemente los deditos, al tiempo que haces rotar su pie despacito, varias veces, hacia un lado y hacia otro. Con este ejercicio le fortaleces los tobillos, algo fundamental para evitar que adopte malas posturas cuando empiece a andar.

Masaje "hindú"

Sujétale la pierna como ves en la foto y masajéasela con movimientos circulares desde el tobillo hasta el muslo. Después repite el mismo movimiento, pero comprimiéndole y retorciéndole la pierna suavemente con las dos manos. Procede de igual manera con la otra pierna. Con este masaje, conocido como “hindú” por los especialistas, favoreces su circulación de retorno y le ayudas a relajarse.

Patucos y calcetines adecuados

A la hora de elegir sus patucos y calcetines es muy importante que sean justo de su talla, que carezcan de costuras interiores que puedan hacerle rozaduras y que estén confeccionados con tejidos naturales que permitan la transpiración de los pies, para que no le suden. Y un último consejo: una vez que se los pongas, comprueba que el elástico no le aprieta, para que no le haga daño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados