Bebé: su primera gimnasia

A los bebés tranquilones les viene muy bien un ratito de ejercicio que estimule sus brazos, piernas cuello y muñecas, todo lo que precisan para gatear.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ensayar para gatear después

Colócale boca abajo con las piernas recogidas, sobre una superficie firme y blandita.

Como aún no sabe mantener el peso del cuerpo levantado, hará fuerza con las rodillas, los pies, el cuello y los brazos.

Balanceará el cuello ensayando el movimiento de desplazamiento, pero le falta mucho, ya lo logrará. Es un ejercicio muy cansado, es posible que le fallen los brazos y se le venza la cabeza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lo que se da no se quita... o sí

Ofrécele un juguete para que él pueda cogerlo bien. Una vez que tenga agarrado tira de él suavemente para intentar quitárselo. Es importante que el niño ofrezca resistencia con el puño cerrado para así fortalecer muñecas y brazos. Es muy probable que ante el hecho de perder el juguete patalee con fuerzas. Si es así, ¡objetivo conseguido!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rueda, rueda

Rodar sobre sí es el paso previo para voltearse en una cuna y después incorporar. Para ayudarle si es de los tranquilos, enséñale un juguete sonoro y muévelo a la derecha, fuera de su vista, y después a la izquierda para incitarle al giro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Vamos a pedalear!

Coge sus piernas y reproduce con ellas el movimiento de pedalear. Después intenta llevar la rodilla derecha al pecho, manteniendo la izquierda estirada, y repite al revés (hazlo un par de veces con cada una). Para finalizar, describe un círculo imaginario con sus rodillas (con suavidad y sin forzar la articulación). Notarás cómo a lo largo de este ejercicio el niño suelta gases y está más tranquilo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Abrir y cerrar los brazos

Pon tus pulgares en sus manitas para que los agarre con fuerza, ciérrale los brazos sobre el pecho y después colócaselos en cruz, mientras le dices cucú-tras.

Repite dos o tres veces y recuerda que el movimiento ha de ser suave. Además de ser un juego muy divertido, con este ejercicio le ayudas a fortalecer los hombros y la articulación de los codos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Toca levantarse!

Para fortalecer la musculatura del cuello y la espalda, cuando esté tumbado, dale tus manos y tira ligeramente para que intente incorporarse hasta la posición de sentado.

No hagas tú fuerza, el ejercicio es para el bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados