Darle las medicinas

Conseguir que no escupa las medicinas, ponérselas en el oído o en los ojitos... Misión imposible o...¡un juego de niños! Con estos trucos de mamá experta, medicar al bebé te resultará más sencillo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1a. Jarabe y antibióticos

Puedes utilizar un chupete dosificador, que tiene un depósito donde se coloca la dosis y un émbolo para empujarla. El contenido sale a la altura de la garganta y el niño no saborea el medicamento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
1b. Jarabe y antibióticos

Otra opción son los minúsculos biberones para medicinas. Llevan una escala en mililitros para poner la dosis correcta y mezclarla con zumo o leche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
1c. Jarabe y antibióticos

La forma clásica es utilizar una jeringa (sin aguja, por supuesto) y depositar la dosis en el lateral de la boca. Hazlo despacio para que el niño no se atragante. Y recuerda: siempre que deba tragar algo ha de estar sentado para evitar riesgos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2a. Gotas para los ojos

Mantén al pequeño tumbado e instila varias gotas de suero fisiológico en el lagrimal. Con el parpadeo, el suero recorrerá el ojo y el sobrante saldrá por el rabillo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2b. Gotas para los ojos

Luego, con una gasa estéril (usa una diferente para cada ojo), arrastra las legañas hacia el hueco de la nariz; si están en las pestañas inferiores, bárrelas hacia abajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2c. Gotas para los ojos

A continuación sujétale derecha la cabeza y ponle las gotas de colirio en el lagrimal. Si se trata de pomada, hazlo cuando esté dormido, ya que tendrás que depositarla a pulso dentro del párpado inferior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3a. Si tienes que aspirarle los moquitos...

Para que el niño pueda hacer bien su toma y logre tragar sin dificultad sus jarabes, o si tienes que ponerle aerosoles, deberás extraerle antes la mucosidad y favorecer que se descongestione. Utiliza un nebulizador de agua marina específico para bebés (aplícaselo tumbado e incorpórale para que no le baje a la garganta).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3b. Si tienes que aspirarle los moquitos

Después, emplea un aspirador para los mocos como éste: lleva boquillas y filtros desechables y la madre controla la aspiración (tranquila, a la mamá no le llega nada). Luego ponle su aerosol.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4. Para los oídos

Antes de ponerle las gotas, conviene que retires con la punta de un paño o con su toallita los restos de cera que pueda tener a la vista en el conducto auditivo. No hay que utilizar bastoncillos ni introducir nada, basta con limpiar la parte externa.

Después ponle de lado, templa en tu mano la medicina para que no le desagrade el contacto, tira un poco del lóbulo de la oreja (ATENCIÓN, si tiene una otitis externa esto puede resultar muy doloroso), ponle las gotas, espera un par de segundos y cógelo en brazos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados