Entrena el equilibrio del bebé

Practica estos divertidos juegos con tu bebé desde los 6 meses; así le ayudarás a ejercitar el sentido del equilibrio.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ofreciéndole un juguete

Ofrece al bebé dos objetos que le gusten y deja que coja cada uno con una mano. Así, al tener las dos ocupadas, ejercita el equilibrio en la posición de sentado. Y es que deberá compensar su peso para mantenerse erguido sin apoyos, al no querer soltar ninguno de los juguetes. Con la práctica de este ejercicio, mantenerse sentado solito será para él facilísimo, un juego de niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Haciendo la croqueta

Este juego consiste en imaginar que estás “rebozando” al niño, como si fuera una croqueta. Túmbalo boca arriba y, despacito, ve empujándolo hasta ponerlo de lado. Ahí es donde él hará fuerza buscando su equilibrio para no darse la vuelta y quedar boca abajo, postura que no suele gustar a los bebés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jugando a aserrín-aserrán

Un juego clásico para entrenar el equilibrio corporal es aserrín-aserrán: coloca al bebé sobre tus piernas mirando hacia ti, sujétalo por los bracitos y, al ritmo de la canción (“aserrín, aserrán, los maderos de San Juan...”) incorpóralo y vuelve a tumbarlo. Hazle muecas graciosas cuando acerquéis las caras y una pedorreta en la tripa al terminar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Balanceándolo en un cojín

Tumba boca arriba al bebé sobre un cojín grande, coge los extremos opuestos de éste y balancéalo a un lado y al otro. Así el peque tendrá que esforzarse en buscar el equilibrio para no caerse. Háblale exagerando la voz mientras practicáis este ejercicio (“vamos a un lado, ahora al otro...”). Se divertirá mucho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Meciéndolo en brazos

Mecer a tu hijo es un acto instintivo, ¿a que sí? Pero es que además tiene múltiples beneficios. Uno de ellos es precisamente que ayuda al bebé a situarse en el espacio y a desarrollar su sentido del equilibrio. Juega con él a tenerlo en brazos y mecerlo mirando hacia ti, luego mirando hacia el frente, primero más tumbado, luego más incorporado y, al final, dando una vuelta contigo hacia un sentido y hacia el otro. Como un baile.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Moviéndolo de derecha a izquierda

Si ya se sienta, ponle sobre una superficie blandita y colócate a su lado. Con suavidad ve empujándole por el hombro hacia un lado. Él, para no caerse, opondrá resistencia, buscando su equilibrio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un detalle: sus oídos, bien limpios

Los oídos están íntimamente relacionados con el sentido del equilibrio. Mantenerlos limpios permitirá al bebé, además de oír correctamente, ejercitar esta capacidad a la perfección. Hay que limpiarlos siempre de una forma superficial, sin introducir nunca bastoncillos ni algodones. Lo ideal es pasar la puntita de una toalla ligeramente húmeda alrededor de los pabellones auditivos y, si hay algo de cera, arrastrarla con cuidado. Después sólo hay que secarlos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados