Cambiar el pañal

Es sencillo, pero tiene su truco. Sigue estos pasos y, mientras lo haces, no olvides hablarle, mirarle, acariciarle...

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 Todo listo y a mano

Antes de cambiar el pañal, prepara lo que vas a necesitar: coloca junto al cambiador el pañal limpio, toallitas húmedas, gasitas para secar y crema para el culete. Así tendrás todo a mano y no desatenderás al bebé ni un segundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 Limpia de dentro afuera

Coloca al niño sobre el cambiador y coge una toallita húmeda. Limpia los pliegues de las ingles y la zona genital de dentro a fuera y de arriba a abajo. Esto último es fundamental si es una niña. Si es niño, incide bajo el pene y alrededor de los testículos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 Extiende la pomada

Deja que la zona se seque al aire durante unos segundos o sécala con una gasa, dando toquecitos. Después, si es necesario (siempre si se ha hecho caca), aplica una crema específica, también de arriba a abajo y de dentro a fuera, realizando un ligero masaje para que el producto penetre bien en la piel y la proteja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 Coloca el pañal

Coge con una mano los pies del bebé metiendo un dedo entre sus tobillos, para que no choquen y no se haga daño. Elévalo con cuidado, hasta que levante el culete y coloca bajo él el pañal abierto y por la parte de los adhesivos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 Comprueba que ajusta bien

Baja las piernas del niño, sube la parte delantera del pañal y luego cierra los adhesivos. Comprueba que quedan simétricos y que el pañal está bien ajustado, ni flojo ni muy apretado. Puedes asegurarte de que no le oprime metiendo un dedo entre el pañal y el bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados