Paso a paso: cortar el pelo al niño

Se trata de una cuestión meramente estética, pero si te decides a cortar tú el pelo a tu hijo, sigue estas pautas. Parecerá que habéis estado en la peluquería.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1. Mejor con el pelo mojado

Elige un rato en el que esté tranquilo, ponle en la trona o en una silla cómoda y mójale el pelo con un pulverizador, para que esté más manejable al cortarlo.

Es bueno que le sanees el pelo a menudo, pero no pienses que le va a salir más fuerte por cortárselo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2. ¿Quién dijo trasquilones?

Comienza el corte. Coge los mechones más largos de la parte superior de su cabeza entre tus dedos índice y corazón y corta los pelos que sobresalgan con unas tijeras romas.

Utilízalas siempre con la punta hacia arriba, para no dejarle trasquilones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3. Ahora toca igualar

Ayudándote de su peine, ve emparejando mechones que hayan quedado más largos y córtalos. Así el corte quedará igualado.

Llega ahora el turno de las patillas. Ladéale la cabeza, protege su oreja con uno de tus dedos y córtale el pelo que sobresale.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4. La nuca, muy despejadita

Deja la parte de la nuca para el final, porque como tendrás que poner a tu hijo con la cabeza mirando hacia abajo, puede enfadarse.

En esta posición, ve peinándole desde abajo hacia arriba y cortando el pelo que sobresale. Si no se está quieto, arréglale esta zona cuando se quede dormido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5. Antes del baño, ponle vaselina

Acabado el corte, da un buen baño a tu hijo. Así le quitarás los pelitos que se le hayan quedado en el cuello y le evitarás picores.

Para que el agua resbale y no le entre en los ojos, antes de lavarle el pelo úntale vaselina en las cejas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6. No uses gomas ni horquillas

Sécale el pelo en cuanto le saques del agua (los bebés pierden mucho calor por la cabeza, por eso no conviene raparles) y peínale con un cepillo infantil.

Si es una niña, no le pongas horquillas (puede clavárselas) ni gomas (le cortan el pelo).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados