Vestir al bebé

Te ofrecemos trucos sencillos e ideas muy prácticas para que ponerle la ropita a tu hijo sea coser y cantar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Feliz con su pijamita

Busca pijamas cómodos (los que se abren por delante y del cuello a los tobillos son buena opción). Pon el pijama abierto en el cambiador, tumba al bebé encima, mete sus piernas y luego sus brazos y abrocha. Vestido así, si de noche tienes que cambiarle el pañal podrás hacerlo en un pis pas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Llega la camiseta

Los bodys más cómodos de poner son los qeu van completamente abiertos y se atan a un lado de la cintura. En cuanto a las camisetas, cuida que tengan corchetes laterales para que la cabecita del bebé entre fácilmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ahora, calcetines

Hay bebés muy tranquilos... y hay otros que patalean continuamente. Si el tuyo es de estos últimos, te encantará este truco: da la vuelta al calcetín, envolviendo con él tu mano, acerca la puntera al pie del niño, coge sus deditos y mete el calcetín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los pantalones, con goma

Para sujetar los pantalones, y para subirlos y bajarlos  con facilidad, nada más cómodo que una goma (eso sí, hay que comprobar que no apriete su cintura). Otra opción muy práctica son los petos abiertos por la entrepierna; con ellos no tienes que desnudar al niño para quitarle el pañal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La chaqueta, paso a paso

Ponérsela no resultará tan complicado si remangas la prenda, metes tus dedos por la manga y coges con ellos su manita y la camiseta que lleve puesta (para que no se suba al ponerle la chaqueta). Ya sólo te queda estirar la manga hacia arriba, hasta el hombro... y hacer lo mismo con el otro brazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los zapatos

A la hora de elegir los del bebé, busca unos que sean justo de su talla, de calidad y blanditos; así sabrás al tacto si tiene los dedos bien metidos y él estará muy cómodo. Al ser para bebés que aún no caminan, los zapatos no necesitan tener suela dura. Para abrocharlos, mejor que cordones o botoncitos, adquiérelos con cierres de velcro y ajústaselos para que el pie vaya sujeto, pero no apretado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Manoplas bien sujetas

En épocas de frío, cuando salgáis a la calle, tu bebé debe llevar las manitas bien abrigadas. El problema es que los guantes se pierdan con una facilidad pasmosa. Para evitarlo, nada mejor que llevarlos cosidos a las mangas de la prenda de abrigo. Así sólo hay que meter y sacar la manita, según haga más o menos frío. Y no los perderás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Abrigado con un buzo

El buzo es una prenda estupenda para el frío. Busca uno que sea de una pieza y abierto de arriba abajo (a la pierna o al culete) y que se abroche en el medio o a un lado. Debe incluir capucha y guantes. Ahora existen en el mercado fibras similares al tejido polar, transpirables y más ligeras que las tradicionales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados