Con un bebé en casa, ¡ojo a las escaleras!

Es uno de los lugares a los que más atención debes prestar si tu bebé empieza ya a gatear o a dar sus primeros pasos. Así puedes prevenir accidentes.

Cada vez es más habitual que familias con niños pequeños elijan para vivir entornos no urbanos, donde predominan las viviendas con más de un nivel (salón a diferentes alturas, escaleras para bajar al garaje, etc.).
Según las recomendaciones de la Guía para Padres sobre la Prevención de Lesiones Infantiles no Intencionadas, elaborada por la Fundación Mapfre y la Asociación Española de Pediatría, en este tipo de viviendas se deben instalar barreras protectoras abajo y arriba de cada tramo de escaleras de la casa y mantenerlas siempre cerradas.

Así deben ser:

Las barreras que se instalan a presión solo son aptas para colocarlas al pie de las escaleras, es decir, en el tramo inferior.

  • En la parte superior de la escalera se han de instalar barreras atornilladas a la pared, para evitar que el niño las pueda vencer con su peso, si hace fuerza sobre ellas.
  • Los tramos de las barreras tienen que ser siempre en vertical, para reducir el riesgo de que el niño trepe por ellas.
  • La normativa de seguridad en barreras solo es aplicable con niños menores de 24 meses. A partir de esta edad, el peso, la fuerza y la altura del niño desaconsejan su uso.

    Puedes descargar la guía completa en la página de la aeped.es

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Buenos cuidados