Bebé: ¿es normal que sude tanto?

En los meses de verano es esencial que protejas a tu hijo frente al calor y que tomes medidas para evitar los problemas que le puede causar, especialmente si tu bebé tiene tendencia a sudar mucho.

Ya sabes que cuando el bebé llega al mundo, el mecanismo que regula su temperatura no funciona bien todavía, y que éste es el motivo de que pueda pasar de estar frío a sudar en pocos minutos. Este mecanismo irá desarrollándose a medida que el niño vaya creciendo y terminará de hacerlo aproximadamente a los 20 meses. Hasta entonces tú serás el “termómetro” de su bienestar para evitar que le afecten los cambios de temperatura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Abrígale lo justo

En este sentido, una época en la que debes tener especial cuidado es el verano, sobre todo si tu hijo tiende a sudar mucho (¿es de esos bebés que parecen “llevar una estufa dentro”?). En su caso, para evitar los trastornos que puede causarle el sudor, deberás tomar las mismas medidas que con otros niños, pero prestando una mayor atención.

  • Si en la calle hace mucho calor, llévale poco abrigado, pero mete en su bolsa una mantita por si entráis a un restaurante con aire acondicionado (si no, prepárate a pedir un mantel para tapar al niño; no serás la primera ni la última madre que lo hace).
  • Al acostarle, ponle un pijama fino o un body. Si quieres taparle, hazlo sólo con una sábana finita.
  • En su ropa, elige prendas de algodón, lino o hilo, tejidos naturales que dan menos calor y permiten la transpiración.ámbiale más a menudo de pañal, limpiándole muy bien en cada cambio, para que el sudor no se quede en los pliegues de la piel de la zona y la irrite.
  • No le dejes en sitios en los que haya corrientes de aire.

    Agua, siempre a mano

    En estos meses de calor, ten siempre a mano un biberón de agua y ofréceselo al niño a menudo. Si el bebé suda mucho y no recupera líquidos, es fácil que aparezca la deshidratación.

    Cuando viajéis en coche, lleva al niño poco abrigado y pon una cortinilla en su ventana. Y jamás le dejes dentro del vehículo cerrado y parado al sol: podría sufrir un golpe de calor, un trastorno muy peligroso.

    Sudar es bueno...

    Pero en su justa medida. La transpiración es un mecanismo con el que el organismo controla su temperatura y elimina toxinas. El problema surge si el bebé suda demasiado. Un exceso puede causar...

    • Sudamina. Es un trastorno provocado por la acumulación de sudor en los poros, que causa la aparición de unos granitos de color rojo que pican y molestan mucho al niño (tranquila, no es nada grave y se elimina con una pomada que recetará el pediatra).
    • Deshidratación. Esto sí es importante; si observas que sus fontanelas están hundidas, que su piel tiene aspecto muy reseco o que llora sin lágrimas, está deshidratado. Llévale a urgencias.
    • Hay más posibilidades de que se le irrite la zona del pañal, de que se constipe si el sudor se queda frío...
      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Buenos cuidados