Claves para disfrutar las fiestas navideñas con el bebé

Estas fechas tienen muchos beneficios para tu pequeño, pero también algunos inconvenientes. ¿Sabes cómo aprovechar los primeros y evitar los segundos?

La Navidad se vuelve una época aún más especial cuando hay un niño en casa, incluso si es un bebé de pocos meses y todavía no participa mucho de las celebraciones.

Tanto si estás en este caso como si tu hijo es un poco más mayor, estas fechas pueden contribuir de forma muy positiva a su desarrollo. Pero, como es lógico, a ti te preocupa también que el inevitable ajetreo que conllevan acabe pasándole factura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La principal regla para evitarlo es permitir que viva momentos y sensaciones típicas de la Navidad, pero sin olvidar su rutina. Dicho de otra manera más gráfica: el secreto radica en que disfrutes de estas fiestas a través de los ojos de tu hijo.

“A los bebés y niños les alteran los cambios, y la Navidad lo es. Pero yo soy partidaria de que se celebre siempre”, comenta Anna Claret, psicóloga infantil del Departamento de Pediatría del Instituto Universitario Dexeus de Barcelona.

“Basta con cambiar el horario de alguna celebración y adelantarla un poco para adaptarla a unos horarios infantiles si queremos que ellos estén presentes. En vez de hacer la cena de Nochebuena, podemos hacer una merienda-cena con toda la familia”, añade.

Buena organización

El punto de partida de estas fiestas que se van a alargar más de dos semanas es la Nochebuena, pero si tu hijo va a la guardería o al cole, sus “vacaciones” empezarán unos días antes, probablemente con una fiesta de disfraces en su clase.

Desde ese momento tendrás que compaginar los preparativos navideños (compra de regalos, decoración de la casa, organización de las celebraciones...) con los cuidados de tu bebé.

Así la vivirá mejor

La cara negativa de compaginar los cuidados del bebé y los preparativos de las celebraciones es que tendrás menos tiempo para hacerlo todo.

La positiva, que disfrutarás como nunca adornando el árbol y poniendo el belén con tu bebé, eligiendo sus juguetes o su ropa... y que podrás ir introduciéndole poco a poco en la nueva “rutina” en la que vivirá estas semanas.

“Desde muy pequeño, el niño percibe estas fechas como una época de fiesta. Siente que algo especial se acerca”, dice la psicóloga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Entre otras cosas porque ya en la guardería le enseñan en qué consisten mediante dibujos, villancicos y otras referencias. “Reconocerá a Papá Noel y a los Reyes Magos aunque no sepa aún cuándo dejan los regalos”, añade.

Todo esto le hace ir empapándose de la atmósfera de estos días llenos de alegría, encuentros, sonidos y colores nuevos...

Aprovecha estos estímulos y evita los posibles riesgos con las claves que te damos en las siguientes páginas y lograrás que para tu hijo ésta sea, de verdad, su mejor Navidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados