Bebé: cómo cambiarle del moisés a la cuna sin que lo note

Parece que fue ayer cuando nació, pero han pasado varios meses y tu bebé ha crecido tanto que ya no cabe en el moisés. Te contamos cómo debes “mudarle” a la cuna para que apenas note el cambio.

En algún momento de su segundo trimestre de vida deberás cambiar a tu hijo del moisés a la cuna. ¿Por qué?

  • Por seguridad. Ten en cuenta que a partir de los 4 meses tu pequeño ya podrá incorporarse sobre los antebrazos, estando tumbado boca abajo, y dado que los laterales del moisés suelen ser más bajitos que los de la cuna, existe el riesgo de que en un momento dado se voltee y acabe en el suelo.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    • Por comodidad. Al contar con más espacio, en la cuna estará más a gusto, y la mayor libertad de movimientos de la que dispondrá le permitirá un mejor desarrollo de sus habilidades motrices. Ahora bien, dado que tu hijo ha estado durmiendo en su moisés desde que nació, deberás tener en cuenta unas cuantas medidas para que el traslado a su nuevo “habitáculo” no le ponga nervioso ni interfiera en su descanso.

      Poco a poco, sin prisas

      Como primera precaución, evita que coincida con otra novedad significativa en su vida, como el inicio en la guardería.

      Además, es fundamental que le vayas cambiando poco a poco. En lugar de echarle a dormir en la cuna toda la noche seguida, de un día para otro, primero habitúale a echarse las siestas en ella.

      Acuérdate también de colocar unas chichoneras en los barrotes, para limitar el espacio de la cuna (no sentir los límites del lugar en el que descansan produce mucha inseguridad a los bebés) y mete entre las sábanas el peluche con el que tu hijo duerme desde que nació.

      Así le costará menos habituarse a su nueva “cama”.

      En pocos días, una vez que la cuna deje de resultarle un lugar extraño, habrá llegado el momento de acostarle en ella también para dormir por la noche.

      ¡Qué práctico!

      • Antes de adquirir la cuna para tu hijo, comprueba que su etiqueta lleva la referencia UNE En 716-1 2008. Así sabrás que es segura para él.
        • Si la cuna no cabe en tu dormitorio, para que tu pequeño no tenga que afrontar dos novedades a la vez, lleva el moisés a su habitación durante unos días. Cuando duerma bien allí, podrás cambiarle a la cuna nueva.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo
          Más de Buenos cuidados