El chupete del bebé: qué debes saber

A la hora de decidirte por un tipo específico de chupete, es importante que conozcas una serie de detalles que le ayudarán a tu hijo a aceptarlo sin problemas.

Bien utilizado y respetando el tiempo de uso recomendado por el pediatra, el chupete puede ser un instrumento muy ventajoso para calmar el hambre, la ansiedad, la soledad, el dolor e incluso el temor del bebé. Y su afán de chupar. Debido a la dependencia que genera y a la necesidad de sustituirlo cada poco tiempo, se aconseja tener en uso entre dos y tres chupetes al mismo tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Está formado por una tetina (anatómica o fisiológica) perfectamente unida e inseparable de la parte más ancha, denominada escudo, que debe llevar orificios de ventilación. El escudo está rematado con un borlón del que a veces cuelga una anilla.

Si el chupete va unido a un broche con cadenita, su medida no debe superar los 220 mm (UNE-EN 12586: 2008). No la alargues con cintas ni cordeles ni se la cuelgues al cuello. Si lo esterilizas en frío, no lo dejes permanentemente sumergido en el líquido. Y si se cae al suelo o precisa limpieza, lávalo, pero no lo chupes tú, salvo que quieras transmitir a tu hijo caries, amigdalitis, etc.

Uso y duración

El tiempo de uso de un chupete de látex ronda los dos meses, transcurrido éste debe cambiarse por un modelo nuevo. Los de silicona aguantan más..., siempre que el bebé no lo muerda o tire de él con sus dientes. Si la silicona está rajada o picoteada por los piquitos de los dientes, debe cambiarse el chupete de inmediato, ya que el bebé puede arrancar trozos y tragárselos.

Por su seguridad

Los chupetes deben cumplir la Normativa Europea UNE-EN 1400-1/2/3:2003. Según esta norma:

  • Todos los materiales que se utilicen en su fabricación deben ser atóxicos y no irritantes por ingestión, inhalación o contacto. Sin BPA.
    • En su estructura no debe tener partes desmontables que el pequeño pueda tragar y sus piezas no deben romperse ni rasgarse.
      • Las decoraciones y aplicaciones deben estar perfectamente adheridas.
        • Sus bordes deben ser redondeados para no cortar ni herir la cara del niño.
          • El disco del chupete debe tener por lo menos dos orificios de aireación, con un diámetro mínimo de 4 milímetros cada uno de ellos.
            • La tetina, de material flexible, debe tener una longitud máxima de 30 mm.
              Publicidad - Sigue leyendo debajo
              • Debe presentarse y venderse en envase cerrado con un etiquetado visible en el que aparezcan las instrucciones para un uso correcto del producto, las advertencias a los padres y las condiciones precisas para su esterilización o higienizado, así como el nombre y la dirección del fabricante y, en su caso, del distribuidor.

                Materiales más comunes

                Látex

                Material natural de color ámbar, se deforma y absorbe olores con más facilidad. Resiste el brote de los dientes.

                Silicona

                Material sintético muy estable, biocompatible y no tóxico, resiste altas temperaturas, no absorbe olor ni sabor, pero los dientes lo deterioran.

                Higiene

                Aunque el chupete se vende higienizado, se debe esterilizar antes del primer uso, tal como indique el fabricante.

                Cadena

                Pensada para que el chupete no se caiga al suelo, en la cuna no se precisa. No le acuestes con ella ni se la cuelgues al cuello.

                Publicidad - Sigue leyendo debajo
                Más de Buenos cuidados