La matronatación, tu mejor aliada para los primeros chapuzones de tu bebé

Es estupendo que tu bebé pueda disfrutar de los chapuzones en la piscina antes de saber nadar. Y qué mejor manera de hacerlo que contigo. Es lo que se llama matronatación y le reporta un sinfín de beneficios para su salud.

La matronación es una actividad que promueve la estimulación acuática del bebé a través de juegos que le ayudan a moverse por el agua guiado por uno o por ambos padres.

Con este “deporte” no se trata de que el niño aprenda a nadar, sino de que se mantenga a flote y perfeccione sus sentidos y otras capacidades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Chapotear: un ejercicio muy sano para el bebé

La edad más adecuada para comenzar con las inmersiones es sobre los 6 meses, cuando ya ha madurado el sistema inmunológico del pequeño y el riesgo de que sufra otitis o conjuntivitis es menor.

Además, está comprobado que a esta edad la adaptación del niño al medio acuático es sorprendentemente buena.

Por todo ello, los beneficios de la matronatación son innumerables:

  • Favorece el desarrollo psicomotor. En el agua al pequeño no le cuesta moverse y enseguida aprende a girar y a hacer estiramientos, lo que mejora su flexibilidad y su equilibrio y fortalece sus músculos.
    • Tonifica su sistema inmunológico y aumenta su resistencia respiratoria. El agua hace que el niño realice un mayor esfuerzo para respirar, algo que se acaba traduciendo en un mejor desarrollo pulmonar. Además, el contacto con este medio húmedo le facilita la expulsión de los mocos.
      • Este ejercicio le abre el apetito y le facilita la conciliación del sueño.
        • El contacto directo con sus padres en un medio que no es el suyo natural y en un clima de diversión refuerza la confianza y la unión con ellos.

          Eso sí, para que tu hijo no se agote, tenga buen recuerdo de vuestros chapuzones en la piscina y vuelva a ella con alegría, procura que vuestras sesiones acuáticas no se prolonguen más de 20 o 30 minutos.

          Para que el bebé no llore al entrar en la piscina

          Lo habitual es que al meter en la piscina a los niños tan pequeños no lloren (si lo hacen es por la impresión que les da el agua, no por miedo). Aun así, para que tu hijo se sienta confiado desde el primer momento y ni siquiera lloriquee, lo ideal es que le lleves a una piscina especial para bebés (tratan el agua con productos menos agresivos que el cloro) y climatizada (el agua está a 32 ºC, por lo que no cogerá frío) y que antes de bañarte en ella con tu pequeño, le lleves a dar un paseo por el recinto y le mojes un poco.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo

          A qué hora llevar al bebé a la piscina

          La hora más adecuada para llevar a tu hijo a la piscina depende de su ritmo biológico.

          • Si le cuesta empezar el día, puede que lo ideal sea llevarle por la mañana, para que con el agua se espabile.
            • Por el contrario, si se muestra activo desde que abre los ojos, tal vez sea mejor dejar la sesión de natación para última hora de la tarde, con el fin de que le relaje y le ayude a dormirse antes.

              ADEMÁS... Beneficios de la matronatación

              Publicidad - Sigue leyendo debajo
              Más de Buenos cuidados