Tripa

Desde la base del pecho, sin tocas las costillas, desliza las manos planas, lentamente, una después de otra, hacia ti y en perpendicular al bebé. Los movimientos deben sucederse como olas, con un ritmo constante. (Este ejercicio no se aconseja si no se ha desprendido el cordón).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados