Consejos para ir al campo de picnic con el bebé

Aprovecha el buen tiempo para hacer una excursión en familia. Y a la hora del picnic, es importante que escojas bien los alimentos que llevaréis y que cuides el menú que tomará tul pequeño.

En los meses de verano y en las vacaciones aumentan las ocasiones para comer con los niños fuera de casa.

Suelen ser comidas más informales, pero esto no debe hacernos descuidar el menú: también en estos casos hay que elegir bien los platos para que los niños tomen los nutrientes que necesitan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cómo conservar la comida

Si coméis al aire libre, la mejor opción para lograr que los menús de tu hijo sean sanos es prepararlos en casa. Y para ello una premisa básica es cuidar escrupulosamente la higiene al cocinar y transportar la comida.

* Buena preparación del picnic. Debes tomar precauciones, dado que con el calor los alimentos se estropean rápidamente.

Lo primero es lavarte las manos antes de cocinar. A medida que vayas terminando cada plato, mételos en la nevera; a temperatura ambiente pueden estropearse. Además, ten cuidado de que no entren en contacto los alimentos crudos (carne, verduras, huevo) con los que ya hayas cocinado: colócalos dentro de la nevera en lugares diferentes.

Cuando elabores algún plato con huevos, no separes la yema de la clara utilizando la cáscara (hazlo con dos tacitas) ni casques el huevo en el recipiente donde vayas a transportar el alimento o a consumirlo.

Si preparas platos de verduras crudas (lechuga, tomate...), lávalas muy bien. Y si incluyes frutas en el menú, llévalas bien lavadas y pélalas justo antes de ofrecérselas al niño.

* Alimentos conservados adecuadamente. Cuando hayas terminado de preparar los alimentos, guárdalos en envases adecuados y limpios, ciérralos bien y colócalos dentro de un recipiente isotérmico con placas acumuladoras de frío para evitar que la comida eleve su temperatura por encima de 20 ºC.

Y si has elaborado una papilla o puré, coloca film sobre el mismo y luego cierra con la tapa; así evitas que el producto esté en contacto con el aire y se oxide.

Alimentos a evitar

A la hora de comer con niños al aire libre hay alimentos de los que debes prescindir porque se deterioran con gran facilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por ejemplo, el pescado es muy sensible al calor, por lo que es mejor dárselo al niño cuando estéis en casa.

Tampoco son recomendables los platos con huevo poco hecho (si llevas una tortilla de patata, hazla tú y asegúrate de que está muy bien cuajada) ni determinadas recetas como albóndigas o hamburguesas, ya que la carne picada se estropea antes con el calor.

Y, por supuesto, nada de salsas que contengan huevo, como la mayonesa, ni de bechamel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados