Pasar al bebé del cochecito a la silla de paseo

Cuando tenga cerca de 6 meses tendrás que cambiar a tu bebé del cochecito a la silla. Así, yendo más incorporado, el paseo se convertirá en una ocasión estupenda para conocer el mundo exterior y disfrutar de él.

Dejar el cochecito para empezar a pasear a tu pequeño en la sillita, manteniéndola en ángulo recto en lugar de obtuso, no es un simple hecho anecdótico, sino que supone un gran cambio en la vida del bebé, que resulta enormemente beneficioso para su evolución, en muchos aspectos.

EL BEBÉ RECIBE MÁS ESTÍMULOS

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Éstos son los porqués de este efecto tan sumamente positivo.

  • Al ir sentado, el pequeño tiene un campo visual mucho más amplio que le permite observar fácilmente todo lo que hay a su alrededor. Y esto potencia su capacidades de atención y de concentración y le ayuda a ir perfeccionando sus sentidos.
    • En esta posición tiene más libertad de movimientos y puede hacerse una idea mucho más acertada de los tamaños y de las distancias.
      • Además, estar expuesto a más estímulos es la mejor forma de mantenerle entretenido, de estimular su imaginación y su creatividad y, como consecuencia, de potenciar su inteligencia.
        • Si la sillita de tu pequeño es de las que miran hacia ti, en vez de hacerlo hacia adelante, aprovecha la ocasión para ir contándole cómo se llaman las cosas que vais viendo, qué recorrido estáis haciendo, quién ladra, por dónde viene ese autobús que suena tanto... De esta forma le enseñarás muchas palabras nuevas que él irá archivando en su memoria, algo que, llegado el momento, le facilitará la tarea de soltarse a hablar.

          Por otro lado, observando la expresión de su cara te resultará muy sencillo saber lo que le gusta, lo que le asusta, si está contento y se lo está pasando bien o si se siente cansado y ya es hora de que volváis a casa.

          ¿ESTÁ PREPARADO TU HIJO PARA ESTE CAMBIO?

          A pesar de lo beneficiosa que resulta esta novedad para tu pequeño, no te precipites, porque si le sientas antes de tiempo puedes dañarle la espalda. Sabrás que tu hijo está listo para dejar el cochecito y empezar a pasear en la sillita si cuando le mantienes sentado en tu regazo mirando al frente se “lanza” hacia adelante, como si quisiera coger lo que está viendo. Y también si al tumbarle boca arriba en una superficie plana, le coges de las manitas, tiras despacio de él y logra incorporarse fácilmente hasta los 90º.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo

          Aunque cada niño tiene un ritmo de crecimiento particular, que hay que respetar siempre, lo normal es que lo consiga hacia los 6 meses.

          Llegado este momento, acuérdate de colocar también en ángulo recto la hamaquita que tenéis en casa. Así se entretendrá mucho más.

          EJERCICIOS PARA FORTALECER LA ESPALDA A TU BEBÉ

          Los pediatras recomiendan realizar estos ejercicios con el bebé, al final de su segundo trimestre de vida, para prevenir que le duela la espalda cuando se siente. Practícalos a diario con tu pequeño durante 5 minutos.

            • Túmbale boca arriba en su mantita y enséñale un sonajero u otro juguete que le llame la atención. Para cogerlo tendrá que intentar incorporarse.
              • Túmbale boca arriba sobre una toalla pequeña, que puedas manejar bien, y tirando despacito de los extremos hazle rodar a un lado y a otro.
                Publicidad - Sigue leyendo debajo
                Más de Buenos cuidados