El colecho, argumentos en contra

Los que sostienen que el bebé tiene que dormir en su cuna se basan en el riesgo de muerte súbita o asfixia asociado al colecho, aunque también consideran que esta práctica puede interferir en la relación de la pareja o afectar a la independencia emocional del pequeño.

Muchos padres que eligen la opción de que el niño duerma en su cuna consideran que es más cómodo, ya que pueden dormir sin estar pendientes de hacer daño al niño.

La Academia Americana de Pediatría desaconseja el colecho por considerar que, con los estudios disponibles, no se podría descartar su relación con el SMSL. Por ejemplo, un estudio europeo con 745 casos de SMSL encontró relación entre colecho y muerte súbita (más alta en madres fumadoras o que bebían alcohol) en las primeras ocho semanas de vida del bebé.

Asimismo, Unicef, en su guía Compartiendo la cama con tu bebé, indica que “el lugar más seguro para un bebé a la hora de dormir es una cuna adosada a tu cama”. Por su parte, la pediatra María Aparicio, que ha realizado una revisión de los estudios existentes sobre el colecho y la muerte súbita, dice que “lo más seguro es que el bebé duerma en una cuna al lado de la cama de los padres, sobre todo durante las primeras 20 semanas de vida”.

Los detractores del colecho, como el Dr. Eduard Estivill, defienden que el bebé debe dormir en su cuna en la misma habitación que los padres, pero nunca en su cama, porque esto puede ocasionarle una excesiva dependencia de la madre; sobre todo porque a menudo es difícil cortar con este hábito y hay que prolongarlo hasta que el niño cumple 4 o 5 años... o más.

Precauciones cuando el bebé duerme en su cuna

Si os decantáis por que el bebé duerma en su cuna hay que tener en cuenta:

  • Ponedla en vuestro cuarto (“algunos estudios muestran que hay más riesgo de muerte súbita si el bebé duerme en una habitación diferente a la de los padres”, dice María Aparicio) pegada a la cama. Puedes bajar la barandilla, pero asegúrate de que no queda ningún hueco entre el colchón de la cuna y el de la cama.
  • El niño debe dormir boca arriba, sin almohada y con la ropa de cuna hasta las axilas. No le abrigues en exceso y comprueba que el colchón es firme (ni acolchado ni mullido).
  • No le dejes llorar sin atenderle. Dormir en cuna conlleva menos contacto con los padres. Si le oyes llorar, cógelo y cálmale. “El bebé está bien o no, y si no está bien, llora. No tiene sentido dejarle llorar”, indica el neonatólogo Gómez Papi.

    Para más información sobre este tema entra en la web de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Aquí puedes encontrar el octavo Curso de Actualización en Pediatría, donde uno de los temas tratados fue el colecho. Contiene el texto de la exposición y todos los estudios revisadossobre el colecho y su relación con la muerte súbita.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo