Colecho con los papás, a favor

Muchas asociaciones impulsoras de la lactancia materna y los partidarios de la crianza con apego están a favor del colecho.

Los defensores de esta práctica afirman que los estudios que comparan los comportamientos de niños en colecho y niños que duermen solos, demuestran que los primeros tienen más despertares durante la noche y maman más veces y durante más tiempo que los segundos.

Por otra parte, destacan que el colecho y el porteo (cargar con el bebé para mantenerle pegado al cuerpo) favorecen un tipo de relación que consigue que los niños sean más seguros, más equilibrados emocionalmente y tengan mayor empatía cuando llegan a adultos. Incluso defienden que los bebés que duermen con los padres tienen menos riesgo de muerte súbita, “aunque este hecho no ha podido demostrarse en estudios epidemiológicos”, puntualiza la pediatra María Aparicio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sobre este aspecto, Adolfo Gómez Papi, neonatólogo del Hospital Joan XXII de Tarragona y autor del libro El poder de las caricias, explica que “los estudios han demostrado que el sueño del bebé y de los padres se sincroniza cuando duermen juntos, de manera que el niño tiene más capacidad para despertarse porque su sueño es más superficial, al igual que el de los padres”.

Precauciones si practicas el colecho

  • El colchón debe ser siempre amplio, firme y liso.
  • Asegúrate de que el bebé no puede caerse de la cama o quedar atrapado entre la pared y el colchón.
  • Debes poner al bebé boca arriba.
  • No lo abrigues mucho (al compartir cama la temperatura sube).
  • La ropa de la cama no debe taparle la cabeza, asegúrate de que le llega justo a las axilas. Ten cuidado de que las mantas no sobrecalienten al niño: si al tocarle la nuca notas que suda o está acalorado, quítale ropa. No utilicéis almohadas ni tampoco edredones de plumas.
  • La temperatura ideal de la habitación debe rondar los 18 ºC.
  • Tu pareja debe saber que el bebé está en la cama.
  • Si un hermano mayor comparte también la cama, colócate entre el bebé y el niño.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo