El babero no es para dormir

Si tienes la costumbre de acostar a tu hijo con babero, quítatela. Puede ser muy peligrosa para el bebé.

Parece una obviedad, pero aún hay mamás bienintencionadas que durante la época de dentición, para evitar que el niño se moje el pecho por el exceso de baba y que coja frío durante la siesta o de noche, le acuestan con el babero.

Es una práctica muy común en las madres españolas, pero se debe de eliminar ya que los peligros que sufre el bebé son mucho mayores que contraer un catarro. A continuación exponemos los principales riesgos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esta costumbre es peligrosa, ya que cualquier cosa atada al cuello (lazos, cadenitas para el chupete, etc.) puede provocar un desenlace fatal para un bebé que no es capaz de moverse con soltura o para los nerviosos que no paran quietos en la misma posición.

Es imprescindible quitárselo, incluso si al hacerlo se despierta el niño.

Lo principal nunca dejar a nuestro hijo con el babero puesto, así no correremos riesgos ni le interrumpiremos el sueño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados