Tiempo para jugar

Algo que por supuesto no puede faltar en vuestra agenda diaria es tiempo para que juguéis y disfrutéis en compañía.

Puede parecer que a esta edad lo único que necesita un bebé es comer y dormir, pero la estimulación es esencial para que su cerebro siga desarrollándose y pueda alcanzar la maduración necesaria para afrontar todos esos aprendizajes que se inician ahora: uso de las manos, control del cuerpo, mantenerse sentado, etc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su capacidad de entretenerse solo es muy limitada, casi nula, por eso cuando está despierto reclama continuamente tu presencia, aunque no tenga ninguna necesidad física. Al organizar tu tiempo, es importante que aproveches los momentos en que duerme para trabajar (o para dormir), y los ratos en que está despierto para disfrutar jugando con él.

Pero no sufras por no poder dedicarle todo tu tiempo en exclusiva, hay maneras de estimularle sin que dejes de hacer otras cosas. Por ejemplo:

  • Las actividades diarias suponen un buen momento para el encuentro. Por ejemplo, mientras come puedes hablarle, cantarle y hacerle carantoñas.
  • Los cambios de pañal son ideales para nombrarle las partes del cuerpo, hacerle caricias y practicar una gimnasia suave: juntar sus brazos sobre el pecho y separarlos, y encoger y estirar sus piernas.
  • El paseo es otra actividad de rutina, estimulante para él y práctica para ti.
  • Llévale con su mantita de juegos o su hamaquita a las habitaciones donde estás tú, así podrás hablar con él mientras trabajas, friegas, planchas o preparas la comida. Además de ofrecerle tu compañía, al cambiarle de estancia estás ofreciéndole nuevos estímulos visuales, auditivos y olfativos.
  • Deja siempre a su alcance juguetes para su edad que pueda manipular fácilmente, pero mejor sólo uno cada vez.
  • Cuando le atiendas, verbaliza sus emociones y sensaciones ("tienes frío", "lloras porque quieres que mami te coja", etc.). Así estimulas su lenguaje al tiempo que le ayudas a comprender su mundo y a conocerse a sí mismo.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Buenos cuidados