Viajar en avión con un bebé

Ni la distancia ni el tiempo que dure el viaje importan, a tu bebé no le afectará el cambio de horario. Sólo has de tomar dos precauciones.

La primera, hidratar al niño durante el viaje (dale agua, el pecho, o el biberón con leche muy rebajada cada dos horas); el ambiente seco del avión favorece
la deshidratación de la piel y los tejidos.

La segunda, ofrecerle el chupete, el biberón o el dedito (en estos casos hay que ser permisiva) en el despegue y en el aterrizaje, para evitar daños en el oído.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si el viaje es corto puedes llevar tu sillita de automóvil; aunque no todas sirven, hay muchas homologadas para este fin. Si el viaje es largo, solicita una cuna o sillita a la compañía de vuelo, aunque debes advertirlo cuando saques el billete. Lleva como equipaje de mano la comida, los pañales y los útiles de aseo del niño. Podrás calentar, pero no preparar sus purés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados