Las dudas sobre el cuidado del bebé que más se hacen en Google

No se estila preguntar a los abuelos, con los vecinos no se tiene confianza y, a veces, el médico no está tan a mano como el buscador Google…

dudas sobre bebés que más se hacen en Google
Annie EngelGetty Images

Aunque en dudas con la salud o el cuidado de los niños los médicos lo primero que nos avisan es que acudamos a ellos, es inevitable tirar de Google para ver si encontramos respuesta a lo que en ese momento le pasa a nuestros hijos, sobre todo si son todavía bebés y es nuestro primer retoño.

Evidentemente, ante síntomas de enfermedad o dudas sobre si tu bebé está bien, debes acudir inmediatamente al pediatra, pero para que veas si coinciden tus dudas con las del resto de padres del mundo, estas son las más frecuentes que los padres primerizos de todo el mundo plantearon al famoso buscador durante 2018 (aunque esta vez, las respuestas te las damos nosotros).

El bebé ¿toma suficiente leche?

El pecho materno no es transparente como los biberones, así que es imposible saber la cantidad de leche que toma un recién nacido al amamantarse. Cuando el bebé se muestra inquieto, no engorda todo lo que se espera o la lactancia genera dudas, esta es la principal cuestión que planteamos al buscador.

Respondemos por Google: En los últimos años, todos los pediatras han llegado a una conclusión universal: los niños han de mamar a demanda; es decir, cuanto quieran y cuando quieran. Si tu hijo te pide pecho, hay que ponerlo; y si no sabes muy bien lo que quiere, ponlo también. Esta forma de actuar garantiza que, por ejemplo, mujeres que producen leche materna con menos cantidad de grasa, alimenten perfectamente a su bebé –estos pedirán pecho más a menudo–. Así que, salvo casos muy puntuales –prematuros o niños con problemas de salud–, si tu hijo está a demanda, toma suficiente.

¿Cuándo hablará el bebé?

En cuanto el bebé empieza a sonreír y a fijarse en la cara de papá y mamá, los padres se mueren por su primera palabra. Más si los demás niños de la guarde ya han empezado con sus gorgoritos. ¿Tendrá frenillo, algún problema de dicción, oirá bien?

Respondemos por Google: El 60% de los niños dice papá a los 9 meses, o de 9 a 12 meses. A los 15 alguna palabrita más como “pelota”, “bibe” o “bebé”. A los 18 pueden balbucear unas 20 palabras y con dos años, 50 o más –e incluso saben a lo que se refieren–. Esto es lo habitual, pero no lo que todos los niños hacen. Punto primero: las niñas suelen ser más precoces que los niños a la hora de aprender palabras. Y punto número 2: hay niños que hasta los 3 años no articulan apenas palabras, sin que esto sea un problema. No tenéis nada de qué preocuparos si vuestro peque no habla, pero se hace entender perfectamente con signos y gestos y comprende lo que decís. Ya se irá soltando cuando quiera.

El bebé ¿duerme demasiado?

Cuando no duermen, los padres, desesperados, consultan con todo tipo de médicos. Cuando dejan a su bebé de meses en la cuna y no se le oye hasta 13 horas después, también se generan dudas. ¿Despertar para comer a un lactante? ¿Esperar a que él mismo se despierte…?

Respondemos por Google: Solo en el caso de niños prematuros o de bajo peso, y cuando lo aconseja el médico, es cuando hay que despertar a un bebé. Estos se regulan sus propios ciclos vigilia/sueño y en el sueño, como en el comer, cada niño es un mundo. Hay bebés que se despiertan cada hora, o cada 40 minutos para comer; otros que desde su nacimiento duermen 8 o 10 horas seguidas y luego siguen siesteando durante todo el día. Si el peque está feliz, come bien y va creciendo día a día, lo único que puedes hacer es felicitarte por la suerte que habéis tenido.

¿Cuándo gateará el bebé?

Los pediatras no pueden insistir más en que pongas a tu peque en el suelo para facilitarle el gateo. Esta es una etapa fundamental de su desarrollo y, cuando más tiempo pase en ella, mejor tendrá la espalda durante toda la vida. Pero, ¿qué pasa si ya se levanta y todavía no ha llegado a gatear?

Respondemos por Google: De los 6 a los 12 meses los niños suelen gatear. Y se dice “suelen” porque hay algunos (los menos, pero algunos sí que hay) que pasan directamente de los brazos a caminar o a corretear, sin aprender siquiera a gatear. Pero esto no es lo ideal. Para que un bebé gatee, a partir de los 3 meses, hay que plantearse tenerlo en el suelo, sobre una mantita, para que se pueda mover a sus anchas, voltear, arrastrarse... Tu hijo llegará a gatear o a arrastrarse cuando tenga fuerza para ello, y eso depende de la cantidad de suelo que haya hecho en sus primeros meses de vida.

¿Está estreñido el bebé?

¿Cuántas veces tienen que hacer caca los bebés? Hay niños que tras cada toma defecan, otros pasan días sin hacerlo... ¿Están estreñidos?

Respondemos por Google: Los bebés que están a lactancia materna exclusiva nunca están estreñidos, ni siquiera aunque hagan caca solo una vez por semana. Si toman biberón sí es necesario que evacúen cada dos días al menos, pero la forma de saber si están estreñidos es observarlo: si sus caquitas son duras o hace fuerza al evacuar es porque está estreñido –en ese caso, que lo vea su pediatra, si esta dolencia se da en lactantes siempre hay que consultarlo–. Si tu bebé ya come sólido, es normal que se estriña un poco con la introducción de nuevos alimentos o cuando deje la lactancia materna. En ese caso lo mejor es que le animes a moverse más –a gatear, por ejemplo– o que añadas en su alimentación zumo de naranja o un poco más de fibra –zanahoria cocida, arroz con un chorrito de aceite de oliva...–.

¿Cuándo empezará el bebé a comer sólidos?

Ahora que está tan de moda el baby-led weaning, ¿cuándo debe un bebé dejar el pecho o el biberón y empezar con la carne, pescado, cereales…?

Respondemos por Google: El mejor momento para incorporar los alimentos sólidos a la dieta de tu bebé es cuando haya desarrollado las habilidades necesarias para comer y, según la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Española de Pediatría, no antes de los seis meses, etapa en la que lo mejor para tu peque es estar a lactancia materna. A partir de ahí, cada niño y cada familia es un mundo... Siempre teniendo en cuenta que hasta el año la alimentación complementaria debe suponer solo 1/5 de la energía que toma el peque –4/5 ha de dársela la leche–. Hay bebés que pasan del pecho a casi, casi, masticar; otros que prefieren los purés, y muchos más que van alternando una y otra opción. ¿Lo mejor? Dejarse llevar por las preferencias de tu hijo y, si mientras empieza a comer sólido sigue con el pecho, mejor que mejor, así estarás totalmente segura de que tiene sus requerimientos nutricionales totalmente resueltas mientras va probando un mundo nuevo de sabores y texturas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Buenos cuidados